Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Revista Isla Negra
Casa de Poesía y literaturas
07 de Marzo, 2012 · General

Preliminares de un juego canibalístico

 

A MANERA DE PRÓLOGO AL LIBRO DE FRANCISCO ALBERTO CHIROLEAU BLUES DEL DESARMADERO

por Rubén Vedovaldi

Nieblas. ¿Quién lo hubiera adivinado? Por donde pasaron los bárbaros tardará en crecer el pasto.

¿Están tocando nuestra canción?

Nieblas.

El amigo me pide que me acerque y repase sus hematomas y me resisto, porque para ello tengo que hacerme carne, no con estos poemas sino con los hechos indecibles que se cargaron en la primavera de Francisco Chiroleu y se desgarran y desangran, se desarman y nos desarman aquí y ahora, como un blues.

Entro a estas páginas con las resistencias de quien tiene que ir a la morgue a reconocer cadáveres queridos.

Aquí hay dolor, y no sólo saudade. Heraldos negros. Aquí hay sufrimiento y no sólo nostalgia.

El  silencio se come la lengua del que no puede hablar y las palabras se pueden comer al hablante poético, pero Francisco acepta el desafío en juego.

Aquí está rotos en treinta mil pedazos aquel escenario. "Los escaparates, heladeras y sillones conservan las marcas de la peste negra." "Hay cadáveres" -reitera Nestor Perlongher.

Y mis palabras o pensamientos me dan vergüenza, la banalización con que se puede volver a encubrir lo que el blues nos descubre,  la torpeza, la impotencia, la inutilidad de las disquisiciones como cuando entramos en un velatorio. O peor, porque aquí ni siquiera está el muerto para corroborar, para tocar, para abrazar a un deudo y condolerse, balbuciendo algún intento de pésame que se deshilvanará fatalmente a medio decir.

Ayer era otro día. Mañana será otro día. Pero ayer es mañana cuando lo escrito insiste como un infinitivo en la llovizna. 

La entrada a esta representación nos desarma de prevenciones intelectuales, deshace argumentos, nos deja sin teoría ante el hecho consumado.

Claro que oscuro, la urbe y su clima anímico no han permanecido donde estaban ni como estaban.

Piedra negra sobre una piedra blanca, el tiempo no se ha detenido y nada nos protege de haber tenido que seguir sobreviviendo y sobremuriendo, acusando la pérdida, recusando el olvido, sumándole otra falta y otra; acumulando el peso de tanto sueño roto, de tanto deseo ferozmente despojado en su floración.

Volver, contraflor al resto. ¿Treinta años no es nada? Anamnesia para palpar la cicatriz, el agujero negro en el corazón del mediodía, las vivas roturas de los huesitos.

Tabú. La muerte no se dice. Circulen. (El tiranosaurio con crucifijo perjura que no hubo errores, que no eran argentinos, que se mataron entre ellos, que no hay muertos. La Azucena será arrancada por preguntar y sus cenizas florecerán en la plaza.)

Y porque esa múltiple muerte no se dice ni se toca, el matado se transubstancia en tótem y lo que era fiesta se vuelve negativo de foto difícil de revelar, de revivir.

El amigo me pide que escuche su blues, que comprometa mi tuétano con el desarmadero de lo deseado perdido.

Blues del gato muerto, el amor y la pérdida bailando una dialéctica fatal.

Casa rota, telarañas, flores secas. Cayeron tantas cosas  Murió el amigo hermano, blues del requiem…

Larga niebla en la galería de los cuadros congelados. 

Buscaba un ayer, un nombre de mujer que diera sentido al mundo y a la vida /Ahora sabe que nada de eso sirve.”

 

La poesía es tan difícil de definir como el blues y los sentimientos que evoca-provoca, por lo que las siete acepciones que propone el Diccionario de la Academia no terminan de cerrar una noción válida para todos. Y menos cuando el verso recala en la noche más espesa, hoja de afeitar oxidada rasgando los testículos de un sueño”.

Contribuyen a esta confusión las mutaciones que ha sufrido el hombre que entre otras cosas es autor, su tras-tornado entorno y el propio concepto de creación poética, como podemos observar desde los tiempos de la palabra griega poiesis, derivada de un término tan genérico como poiein ‘hacer’.

Para Aristóteles, toda creación intelectual era poiesis, por oposición a praksis, que era la acción. Para el historiador Heródoto, poesía era el arte de componer obras en versos, y según Platón, las dos artes poéticas reconocibles eran la tragedia y la comedia. Mucha sangre corrió bajo el puente desde aquellos tiempos hasta principios del siglo XXI.

Dos mil quinientos años atrás, en la ciudad tutelada por Zeus y Palas Atenea, la poiesis se expresaba en poiema ‘poemas’, que podían ser epos ‘épicos’ o melos ‘líricos’. De estas palabras griegas se derivaron otras latinas, tales como poesis ‘poesía’, poeta ‘poeta’, poetria ‘poetisa’, poética o poeticés ‘obra poética’.

Zorba sigue bailando solo, la escena deseada se desarma, la epopeya acusa el color amoratado de una tragedia irreversible.

En francés, poète se registraba ya en 1155. En español, el primer gran poema épico es el Cantar de Mio Cid, pero la palabra poesía no aparece documentada hasta el siglo XIII, cuando fue usada en el libro anónimo Los siete sabios de Roma:

“Y en aquel tiempo estava en Roma maestre Virgilio que a todos los maestros en el arte de dezir en poesía e nigromancia e otras sciencias sobrepujava.”

Francisco baja sin Virgilio a este Infierno abierto en años del cóndor-chacal, la noche número veinticuatro.

Cataclismo. Rosario de escombros aquí y allá, Calamita de calamidades, riff desgarrado; el silencio como escarcha negra entre una estrofa y otra.

."El poeta, -dice un violinista de estas cuestiones- más que un espía de Dios, como quería Shakespeare, o un pequeño dios como suponía Huidobro, o un legislador no reconocido del mundo, como afirmaba Shelley, sería apenas el exponente externo de una carencia colectiva."

Nieblas, el peso pesado de lo que no pudo ser, los hematomas y fracturas múltiples de lo que no se pudo hacer. El manotazo duro y golpe helado.

Sartre piensa que somos lo que hacemos con lo que hicieron con nosotros.

“Se habla desde ningún lugar; si hay lugar no hay poesía” –deslinda Leónidas Lamborghini.

“De nada serviría el miserable recurso del poema –concluye Francisco Alberto Chiroleu-

en esos instantes / donde ya no se puede ni siquiera respirar.

La vida exige otra vuelta de tuerca / (los perdedores no lloran).”

 

                                   Rubén Vedovaldi, invierno 2010

Palabras claves , , , , ,
publicado por islanegra a las 15:30 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Al margen
Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila,
es publicación de poesía y literaturas.
Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía.
Sobre mí
FOTO

Gabriel Impaglione

poeta argentino residente en Italia
director
revista internacional de poesía Isla Negra
fundada el 1 de abril de 2004

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Buscador
Blog   Web
Nube de tags  [?]
Más leídos
» Bolívar, el Libertador... su rostro
» Eugenia Cabral: sus respuestas y poemas
» Francisco Alberto Chiroleu: sus respuestas y poemas
» Gerardo Lewin: sus respuestas y poemas
» Homenaje al poeta Dardo Dorronzoro
» La poesía del encuentro
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
» Marcela Predieri: sus respuestas y poemas
» Roberto Sosa
» V Semana de las letras y la Lectura
Se comenta...
» Acerca de Poesía reunida (1966-2013) de Rosina Valcárcel
1 Comentario: Rosina Valcárcel
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Mónica Angelino, Gonzalo Iruzún, Lina Caffarello
» Susana Szwarc: sus respuestas y poemas
2 Comentarios: Manuel Schneer ...
» Eduardo Romano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Eva Luisa Milano Fajardo, Rolando Revagliatti, gabriel
» Dios Mercado Y Merkozi, su bifronte vocero
1 Comentario: pepe
Tópicos
» General (513)
Secciones
» Inicio
Enlaces
» revista isla negra / poesía
» Revista Koyawe
» argenpress
» Festival de Poesia de Medellin
» artistasalfaix
» FIP Palabra en el mundo
» Rebelion
» La Insignia
» Proyecto Cultural Sur
» Poesia y Politica
» Mesa de Poesia
» Esquina Paradise
» Poetas Siglo Veintiuno
» La Maquina de Escribir
» Mis Poetas Contemporaneos
» Le chasseur abstrait
» Todo Tango
» Agencia Rodolfo Walsh
» Revista Topia
» La Jiribilla
» Centro Pablo
» Victor Casaus
» Triunfo Arciniegas
» Contrapunto
» Festival de Poesia de La Habana
» Sociedad Escritores y Escritoras de Argentina
» Neruda Vive
» Alejandro Schmidt
» Poemania / Inventario
» Silvio Rodriguez
» Miguel Angel Olivera
» El Polvorin
» Casa Nacional de las Letras Andrés Bello
» José Luis Farinas - Juana Abas
» Manlio Argueta
» Paolo Fresu
» Il Dialogo
» Luis Britto Garcia
» Caza de Poesia
» Revista Con-fabulacion
» Amparo Osorio
» Gonzalo Marquez Cristo
» Palabra Virtual
» Casa de Poesia de Uruguay
» Revista La Otra
» Revista Triplov
» Fernando Aguiar
» Revista Aromito
» Red de Escritores en Español
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad