Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Revista Isla Negra
Casa de Poesía y literaturas
28 de Noviembre, 2011 · General

Odette Amaranta

 

Los riesgos de un árbol sin nombre

 

Elid R. Brindis Gómez

 

Osadía, es la primera impresión que Odette Amaranta Vélez Valcárcel vierte en su obra Árbol sin nombre (2010), que por sí mismo se deshoja en una arriesgada sucesión de años; años/hojas que no caen sino vuelan y se desvanecen en la perenne memoria: raíz de 1986 hasta la copa de 2009 y luego al infinito.

 

Pero veamos desde el inicio. El árbol de Vélez Valcárcel cumple el paradigma de Borges: “… la sola manera de encontrar algo es no buscarlo”, con la encomienda previa de la poeta: “En el nombre del padre, / -Gustavo Valcárcel- / del hijo, / -Rosina Valcárcel- / y del espíritu que sucede en nosotros”.

 

En tan sólo sesenta páginas, rústicamente encuadernadas, nuestra poeta vierte todos sus riesgos: desde un sutil aliento metafísico hasta un subyacente erotismo que atrapa los sentidos en una vorágine contenida, por momentos reprimida quizá a propósito, pues “el amor no está hecho de nociones”.

 

Hálito y pálpitos son ese riesgo constante que rodea al árbol; una atmósfera entretejida por la autora, con hilos devanados para confeccionar cada parte de su poema/árbol que crece y se expande; tronco y ramas/versos y metáforas. Hálito y pálpitos en contrapunto: “Apágame las flores”.

 

Y al fin se descubre árbol en “Hoja”: “día que pasa / hoja que cae / silencio creciente / rebalsando mis pies”. A partir de su propia concepción de estaticidad aumentan sus riesgos pues hace que todo gire a su alrededor y retornando a su origen: cada verso/hoja forma un poema/rama que florece y da al lector el fruto/metáfora de su inspiración/árbol. Y empieza de nuevo en el punto de partida.

 

Ingeniosa. Sutil. Sutilmente avasalladora de emociones. “nunca juncos / lirios”; antes bien, árbol arrasado por un incendio renovador “detrás de las cenizas”; árbol en riesgo, “al borde del abismo”; árbol que flaquea y pierde verticalidad pero con “pulcra insensatez”: “una vaca pasea en mi jardín / vaporosa… / ¿qué haces vaca en mi jardín?”

 

Vélez, en tanto lenguaje pueril, intenta desmitificarse y subrepticiamente juega a ser contestataria, radical —otro riesgo—: “en Kurdistán las tortugas también saben volar / vuelan alto y a pedazos / en una pesadilla (…)”. Riesgo de la que sale bien librada en forma directa, sin medias vueltas: “bastarda es la guerra”.

 

Y retorna sobres sus pasos; y en místicos trazos retoma su esencia, la seguridad de la metáfora erotista, la que se desliza por sus dedos y escurre a través de la tinta de su pluma, que no desdeña resquicios para ofrendarla. “leo la biblia / y trato de ser santa / casta entre las doncellas / mas no alcanzo a tragar mi saliva”.

 

Aunque distrae con el azar, destaca su rasgo primigenio, su poesía conceptual, muy propia, en la que acuña su impronta, y nos lo hace saber sin ambages: “quién / balanceándose conmigo / aguacero a flor de piel / entraña dulce / tu pecho contra el mío / incendio”. Dicho así, no requiere de mayores interpretaciones, pues la figura habla por sí misma.

 

Fuera ya de intentos, el riesgo desvelado y ubicada nuestra poeta en su exacta dimensión, no escatima recursos retóricos. Ataca de lleno, como evocando el culto fálico ancestral de las tribus originarias, con seguridad, dueña del dominio de los rituales antañones de la raza de bronce.

 

“me ataca un cuchillo escarlata

mira puntiagudo

violento

atrevido

apunta sobre mi espalda

y ensaya insomnes movimientos

lo imagino cada noche

abierto

provocadora inconsciencia

perfil

indeseable”

 

Y entonces, el Árbol sin nombre recobra su identidad, la fortaleza de un “roble azotado por un vendaval”. Odette Amaranto se desprende de sus fantasmas conservando el erotismo atmosférico, como la sombra del árbol que protege a la fauna reinante, o, al contrario, la fauna que hace posible la vida del árbol a cuya sombra pervive.

 

Como un acto de fe, “nada como la brevedad de tus uñas / volteando las páginas de un libro”; satisfecha de analizar la filosofía del “metro cuadrado” que “divide y reina”, nuestra poeta se concede una licencia: “bendita poesía”.

 

Lima, noviembre 2011.
Palabras claves , , , , , , , ,
publicado por islanegra a las 14:06 · 1 Comentario  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (1) ·  Enviar comentario
Excelente comentario crítico, el poemario Árbol sin nombre lo merece. Congratulo a Elid Brindis, periodista mexicano, a Odette Vélez, peruana, a Isla Negra por el sentido de oportunidad al divulgarlo. Rosina Valcárcel
publicado por Rosina Valcárcel, el 29.11.2011 01:39
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Al margen
Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila,
es publicación de poesía y literaturas.
Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía.
Sobre mí
FOTO

Gabriel Impaglione

poeta argentino residente en Italia
director
revista internacional de poesía Isla Negra
fundada el 1 de abril de 2004

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Septiembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Buscador
Blog   Web
Nube de tags  [?]
Más leídos
» Bolívar, el Libertador... su rostro
» Eugenia Cabral: sus respuestas y poemas
» Francisco Alberto Chiroleu: sus respuestas y poemas
» Gerardo Lewin: sus respuestas y poemas
» Homenaje al poeta Dardo Dorronzoro
» La poesía del encuentro
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
» Marcela Predieri: sus respuestas y poemas
» Roberto Sosa
» V Semana de las letras y la Lectura
Se comenta...
» Acerca de Poesía reunida (1966-2013) de Rosina Valcárcel
1 Comentario: Rosina Valcárcel
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Mónica Angelino, Gonzalo Iruzún, Lina Caffarello
» Susana Szwarc: sus respuestas y poemas
2 Comentarios: Manuel Schneer ...
» Eduardo Romano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Eva Luisa Milano Fajardo, Rolando Revagliatti, gabriel
» Dios Mercado Y Merkozi, su bifronte vocero
1 Comentario: pepe
Tópicos
» General (513)
Secciones
» Inicio
Enlaces
» revista isla negra / poesía
» Revista Koyawe
» argenpress
» Festival de Poesia de Medellin
» artistasalfaix
» FIP Palabra en el mundo
» Rebelion
» La Insignia
» Proyecto Cultural Sur
» Poesia y Politica
» Mesa de Poesia
» Esquina Paradise
» Poetas Siglo Veintiuno
» La Maquina de Escribir
» Mis Poetas Contemporaneos
» Le chasseur abstrait
» Todo Tango
» Agencia Rodolfo Walsh
» Revista Topia
» La Jiribilla
» Centro Pablo
» Victor Casaus
» Triunfo Arciniegas
» Contrapunto
» Festival de Poesia de La Habana
» Sociedad Escritores y Escritoras de Argentina
» Neruda Vive
» Alejandro Schmidt
» Poemania / Inventario
» Silvio Rodriguez
» Miguel Angel Olivera
» El Polvorin
» Casa Nacional de las Letras Andrés Bello
» José Luis Farinas - Juana Abas
» Manlio Argueta
» Paolo Fresu
» Il Dialogo
» Luis Britto Garcia
» Caza de Poesia
» Revista Con-fabulacion
» Amparo Osorio
» Gonzalo Marquez Cristo
» Palabra Virtual
» Casa de Poesia de Uruguay
» Revista La Otra
» Revista Triplov
» Fernando Aguiar
» Revista Aromito
» Red de Escritores en Español
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad