Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de gustavo?
Revista Isla Negra
Casa de Poesía y literaturas
« Blog
Entradas por tag: gustavo
06 de Julio, 2014 · General

Lima: César Gustavo Valcárcel Carnero presenta libro de cuentos


Diálogo entre Gustavo y Rosina
A propósito del lanzamiento de Cuentos desde la Luna Roja 

 
César Gustavo Valcárcel Carnero, mi hermano mayor, nació en Lima, el 24 de octubre de 1945. Día que la ONU fue fundada en San Francisco (California) por 51 países, al finalizar la Segunda Guerra Mundial (con la firma de la Carta de las Naciones Unidas)Gustavo, actualmente le da importancia al arte, antes la ciencia lo tenía jaqueado. Es un magnífico fotógrafo ecologista. Su afición y pasión por la narrativa verá sus frutos el jueves 10 de julio, a las 7 de la noche, cuando  se realice la presentación de su libro CUENTOS DESDE LA LUNA ROJA, que Summa Editores lanza este año 2014.
 
1)   ¿Qué remembranzas alegres y tristes evocas de la infancia en México?
Remembranzas tristes, sustancialmente no tengo, salvo el dejar ese hermano país (nuestra segunda patria, luego de seis años de destierro de papá), despedida de los amigos y el desprendimiento de nuestro adorado perro “Palomo”.
 En cambio, la alegría brota en mis recuerdos con cada pasaje que nos hicieron vivir nuestros padres. El bosque de Chapultepec y su gigante castillo,  donde se inmolaron niños cadetes defendiendo su territorio de la invasión francesa. El Club Deportivo Hacienda donde nos bañábamos en pleno invierno. Los viajes a Palo Bolero, a Cuernavaca, Veracruz, las películas infantiles soviéticas que veíamos de vez en cuando, etc. Las reuniones en casa con los “tíos” que queríamos: Luis de la Puente Uceda, Juan Gonzalo Rose, Manuel Scorza, el tío Willy Carnero Hoke, el tío Genaro Carnero Checa con nuestros primos (Genarito y Nuri), Jacobo Hurwitz (y Anita); Teodoro Azpilcueta y familia, etc.; eran reuniones de desterrados para armar la Revolución, leer, platicar, escuchar música criolla con sollozos y expresiones de alegría y soñar con el retorno al Perú Son innumerables los recuerdos que fluyen como cataratas al lado de nuestros padres, incluyendo nuestras “nanas queridas” Matilde y Dolores, que nos dieron su ternura en la compañía y crianza.
 
2) --Cuando eras adolescente te gustaba escuchar música clásica, por ejemplo El Lago de los Cisnes, ¿qué otras piezas fueron de tu agrado y por qué?
En casa papá oía exquisita música, pero no era pedagogo con nosotros; siempre lo veía en un pedestal alto que no podía alcanzar. Pero, quien me empujó al mundo de la música clásica fue nuestro amigo de la adolescencia Enrique Romero Chigne (“Quique”). Con él escuchaba su colección de discos LP de los grandes clásicos universales. Me impresionó excesivamente la potencia de la 5ta. y la 9na; tronaron sus notas en mi caja toráxica. Sinfonías de Ludwing van Beethoven; además de la dulzura de“Para Elisa” y “Claro de luna”. La suavidad de clásicos con Tchaikovsky, Mussorgsky, Rimsky Korsakov, Chopin y otros. Fue mi inicio en la modesta cultura musical que sigo arrastrando, a mi lado más allá del tiempo.
 La música imprime dulzura en el alma, te da calma o furor, te aísla del mundano quehacer que te rodea y te transportas a otras latitudes inimaginables. Además, te acondiciona la mente para producir como si estuvieras con la quietud del mar por las mañanas. En la actualidad, acercándome a los 69 años, mi ambiente laboral lo rodeo de clásicos y de música instrumental ligera. En Moscú, siendo estudiante universitario, asistí a varios conciertos y ballets en el Teatro Bolshoi: vi Giselle, El Lago de los CisnesLa Bella Durmiente y otras obras.
 
3) ¿Qué rescatas de tu viaje a Europa del Este, de la universidad Lumumba, de su enseñanza, de tus condiscípulos?
De los extintos países socialistas conocí, aparte de ciudades importantes de la URSS: Polonia, Checoslovaquia, Rumanía y Bulgaria. Dentro de la URSS estuve varias veces en Leningrado, visité Bakú, Moldavia, Sochi, Bielorusia, Ucrania y ciudades menores. El común denominador de ellos fue la solidaridad, la amistad y la ausencia de lacra del capitalismo (robos, prostitución, etc.). No puedo negar que, eventualmente, encontré personas insatisfechas o frustradas, pero no era lo usual. Tampoco les di mayor importancia, pues era tanta mi pasión por el socialismo, que hacía oídos sordos a cualquier “raje”.
 
Mi universidad fue una de las mejores, pues las exigencias en el estudio eran altas. Quien salía mal en sus notas, lo regresaban a su país. Todos los fines de semana habían controles escritos de cada materia y exámenes los fines de mes. Así que la pasábamos estudiando. Contrariamente a lo que se dice o piensa la gente, el adoctrinamiento no se practicaba, pero –obviamente- sí nos enseñaban historia, geografía y cultura general del país. También teníamos prácticas pre-profesionales. Todo lo subsidió el pueblo ruso.
 
Mi mayor logro (porque no pude ejercer mi profesión a cabalidad) fue obtener una férrea disciplina en mi formación y, creo, una amplitud de criterio para tomar decisiones. Eso me ha permitido trabajar en disímiles puestos: traductor, jefe de proyectos ambientalistas, funcionario municipal, asesor y consultor en diferentes instituciones del Estado.
 
De mis amigos no sé nada, y me apena un poco. Cada quien marchó a su país de origen y jamás me carteé con nadie. No había Internet. Pero, sus rostros los llevo guardados en mi espíritu.
 
4)    Qué libros marcaron tu primera juventud?
Definitivamente, la avidez por la aventura, el conocimiento de la naturaleza, me la dieron las obras de Julio Verne y la Teoría de la Evolución de las Especies de Charles Darwin. Ambos escritores marcaron la huella que sigo en vida. Posteriormente, la serie televisiva de Jacques Cousteau me arrimó eternamente hacia el mar y la fascinación del mundo submarino con sus sistemas ecológicos, el dijo: “La felicidad de la abeja y la del delfín es existir. La del hombre es descubrir esto y maravillarse por ello”. Gran frase! Mi vocación ha sido siempre la naturaleza, la ciencia y la investigación. Las novelas de autores rusos. Libros como La Guerra y la Paz, Así se templó el acero. También, el Lobo Estepario de Hermann Hesse: ”Lo que más odiaba era todo lo mediocre, normal y corriente”El Viejo y el Mar de Ernest Hemingway; las aventuras de Tom Swayer de Mark Twain; Robison Crusoe, la obra más conocida de Daniel Defoe (1719), considerada la primera novela inglesa. Más adelante, del cine extraigo filmes que participaron en mi formación: El Acorazado Potemkin,El 41Pasaron las Grullas, películas sobre la Gran Guerra Patria (así denominan los rusos a la Segunda Guerra Mundial).
 
5) Desde hace dos décadas esbozas narraciones, ¿cómo así decidiste armar un libro finalmente?
Vaya, vaya, sí que te gusta rasquetear el alma.
Comencé escribiendo un poema dedicado al Che Guevara, cuando el mundo quedó conmocionado con su asesinato: “Los poetas no deben escribir hoy día que han matado al Che/ porque su muerte no es causa de congoja/ Los poetas sí deben escribir esgrimiendo sus fusiles cotidianos…”. El tiempo se encargó de perderlo. Estaba yo en Moscú y desde ese entonces comencé a garabatear hojas en blanco, todas llenas de versos que finalmente iban a su destino: el basurero; pero me ejercitaba en la redacción, corrección y constancia. Cuando viví en Chiclayo se produjo el fenómeno de El Niño de 1982, no tenía trabajo fijo y el tiempo sobraba. Nació la curiosidad de anotar mis anécdotas, que he venido puliendo más de treinta años. Tengo de esa época a “Don José Suclupe”, “La enferma”, “El sueño de Angelina”, “Luna de miel” y “El brujo de Pichanaqui”. Los tres últimos, corregidos, integran mi libro, que saldrá a las calles en estos días, a ver quién se interesa, lo adquiere y lee.
 
Hace cuatro meses, aproximadamente, me puse a pensar en la vida. Me di cuenta que si no dejaba algo publicado, mi existencia por la Tierra iba a ser efímera Me puse las pilas, hablando en romance criollo, revisé lo que tenía y elegí a los tres cuentos citados. Ahora sí podré pasar a otra dimensión, pero con un libro que podría hacerme durar más de dos generaciones; al menos, así lo anhelo.
 
6)    Tu labor en el Ministerio de Pesquería, ¿cuando trabajaste en el Proyecto Bayóvar, qué experiencias te dejó?
Tuve a mi cargo a un grupo de 40 científicos, profesionales y técnicos que en 1975 partimos a Piura para ejecutar un proyecto que yo había concebido “Evaluación de la Bahía de Sechura para prevenir la contaminación ambiental”. Corría el Gobierno Reformista del General EP Juan Velasco Alvarado. Ministro de Pesquería era el General EP Javier Tantaleán Vanini y –luego- el General Guillermo Arbulú Galliani. Entre químicos, oceanógrafos, meteorólogos, biólogos marinos, ingenieros pequeros, analistas de laboratorio, etc., montamos un centro de investigación, pionero en la historia de la evaluación de sistemas ecológicos del Perú. Pudimos cuantificar e identificar a las especies marinas originarias del lugar. Evaluamos las complejas corrientes de la bahía, registramos las condiciones meteorológicas, etc. Se publicaron tres artículos científicos, sentando las bases de cómo se hallaba el lugar antes del boom petroquímico, minero y pesquero de Bayóvar.
 
Un General infausto, cuyo nombre no deseo mencionar, dio golpe de Estado y a los pocos días nos quedamos sin el nuevo Gobierno, sin trabajo, sin pan, sin explicación alguna. Volvía al Perú el prejuicio anticomunista, con sabor macartista. Al poco tiempo mis compañeros tuvieron que partir a distintos lugares y el sueño, la inversión, quedaron truncas. Eso sí dolió en lo más profundo de mi ser. Sentí que, injustamente, me mutilaron, pues el gran trabajo planificado ambientalista, fue tirado al basurero.
 
7)    ¿Amas la naturaleza de modo singular?
Sí, hermanita. Las especies animales y vegetales, la preservación de los ecosistemas, principalmente el marino, han sido mi pasión por años. Como ya el rigor de los años no me permite tener aventuras en el campo, me conformo y distraigo viendo todas las noches “Animal Planet” y los canales del Discovery, History, Nat Geo; además de los interesantes documentales del Canal 7 del Estado sobre el Perú. Felizmente, en la actualidad estoy conectado vía Inernet (Facebook) con centros de investigación ambiental de quienes recibo información y me mantengo actualizado.
 
8) ¿La figura paterna-literaria debe ser motivo de inspiración, pero también debe resultar una suerte de carga?
Eres medio brujita, hermana.
Debe haber algo en la naturaleza que se transmite a través de los genes, llamado factor hereditario, como gigantes moléculas que pasan a tu torrente sanguíneo y se depositan en celdas dentro del cerebro. Yo debo haber recibido de papá una dosis de esas asombrosas moléculas, porque me apasiona escribir, desde una simple carta versos desentonados hasta relatos y cuanta colección de letras pueda juntar en un párrafo. Pero, te acuerdas que nunca tuve muy buena ortografía y me daba flojera buscar en el diccionario, ese gigantesco “burro” (a decir de papá) que había en casa, de la Real Academia de la Lengua Española. Sí que pesaba el condenado ese. Creo que ha terminado en tu biblioteca.
Un cambio radical y fascinante ha sido la incorporación del diccionario con corrector automático en el procesador de textos “Word”. Si te equivocas aparece un subrayado rojo, verde o celeste, según el tipo de equivocación tengas. Ahora es más fácil escribir y aprender ortografía. Desde ese instante mi dedicación a la escritura literaria se ha incrementado. A veces no sé lo que voy a escribir, pero pongo las yemas de los dedos sobre el teclado y se van solitas, apretando letra por letra para formar palabras, oraciones y párrafos. “¡Mostro!” como dicen los hijos y los queridos nietos.
En cuanto a la “carga” que ha significado la reputación de papá como literato ganador del Premio Nacional de Poesía y los Juegos Flores de San Marcos en 1947; y, después, tu imagen poética  y de historiadora han sido (y son) una barrera muy dura de flanquear. Creo que esa es la causa principal por la que no he publicado antes. Razón por la cual me he esmerado en presentar al público un trabajo pulido y revisado. En fin, si no gusta, será porque no soy buen escritor, pero… eso sí, un aficionado apasionado o “un mal escritor sin errores”, (jajaja).
Ya tengo en mente mi siguiente cuento: “¿Quién mató a Blanca Estela Bisett?”. Iniciaré próximamente el trabajo de investigación, esbozo y redacción por fragmentos. Va a ser interesante, de suspenso, en ambiente moderno, que, considero, a más de uno le va a interesar y gustar.
 
9)    ¿Qué virtudes y limitaciones rememoras de Violeta?
No creo distinguir ninguna limitación en mamá. Ella lo podía todo. Era muy resuelta para ejecutar sus decisiones. En mi memoria sólo he acumulado sus virtudes: Recibir el título honorífico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos como Periodista, por su gran contribución en este campo, sin haber terminado sus estudios secundarios. Tenía nobleza, amor inconmensurable, amplia solidaridad con todas las personas. Su sensibilidad y relatos de tristeza no podía aguantarlos, se me exprimían lágrimas de los ojos. Y, fue una persona muy estoica, con principios morales, éticos, políticos y revolucionarios. En suma, una gran luchadora social y musa de la poesía romántica de nuestro padre. Violeta, como ella anunciaba, es inmortal, al menos para mí.
 
10) ¿”Cuentos desde la luna roja” resulta un proyecto cuyas intenciones devienen un tanto íntimas, algo musicales y un poco extrañas, más que rigurosamente literarios? ¿Por ello, en todos sus matices bebiste del testimonio, de la crónica, de la poesía, de los sueños, del periodismo, y, acaso un poco del ensayo, también? ¿O me equivoco?
¡Carambas!, ahora sí te graduaste de Maga.
Tú sabes que jamás he estudiado Literatura. Tampoco, redacción (salvo el efímero curso de Legua Española en Secundaria), ni he asistido a círculos literarios. Por lo tanto, soy un lunar en medio del lado visible de la luna. Mi formación personal es científica y tengo experiencia en administración pública, sobre todo municipal.
Me retiré de dos círculos de “escritores” en la Web, porque me puse a corregir ortografía (¡yo corrigiendo ortografía!) y redacción a personas que se vanagloriaban y sentían grandes escritores y se tiraban flores y alabanzas entre sí. Terminé “metiendo la pata” y me retiré. Esa es mi “formación” en este campo, que le voy tomando el gusto poco a poco. He redactado artículos periodísticos de modo autodidacta; he escrito versos y cuentos, sin ser literato; es decir, me estoy metiendo a la piscina sin haber aprendido a nadar bien. Ojalá que no salga maltrecho…
 
“Cuentos desde la luna roja” es la suma de tres narraciones fantasiosas de episodios que me han sucedido en la vida y las he trasladado a cuentos con personajes mestizos, algo reales, algo inventados. Todas las escenas son creadas sobre la base de ciertas ocurrencias que me han sucedido. Evidentemente no son cuentos 100% puros, nacidos de mi capacidad y conocimientos literarios. No lo tengo, como ya lo confesé. Sin embargo, me esmero en darle identidad a los personajes, veracidad circunstancial a las escenas y organización de una trama que atraiga al lector. Vamos, pues, no recibiré un Premio pero –de repente- algún comentario alentador en algún medio de comunicación. Me interesa que la gente lea mi trabajo y se emocione. A ello apunto.
 
11)  A nivel nacional, ¿con qué autor te sientes más identificado? O con ninguno?
Definitivamente de quien fuera amigos de nuestros padres: Julio Ramón Ribeyro, el maestro del cuento y su técnica. Lo admiro, algo de él he tratado de asimilar. De antaño, Don Ricardo Palma y sus inagotables “Tradiciones Peruanas”.
La poesía nacional con la que más me identifico es la de César Vallejo, nuestro paradigma. De ahí salto a Gustavo Valcárcel, Gonzalo Rose, César Calvo, Javier Heraud, Arturo Corcuera, Reynaldo Naranjo, Gladys Basagoitia, de las promociones del 50 y 60.  Sabemos que en narrativa destacan Eduardo González Viaña, Carlos Calderón Fajardo, Jorge Nájar, Óscar Málaga, por ejemplo. He leído algunos libros suyos recientemente.
 
12) ¿Qué punto ha sido el más frustrante durante esta experiencia?
No tener dinero para aprender más de nuestro rico idioma y poder seguir escribiendo a dedicación exclusiva. En una sociedad más avanzada el Estado debería subvencionar a quienes se dediquen a la cultura, a la creación artística. Pero, ahora, ni César Vallejo podría vivir de la poesía sin trabajar como ayudante de contaduría. Hay que trabajar durísimo, sacrificar la vida personal, a la familia meterla en las limitaciones económicas hasta (si tienes cierto éxito) ser reconocido por las editoras para que “aflojen” dinero por adelantado. Ahora, dejas tu vocación a un lado para conseguir recursos económicos. Sólo tienes las noches, madrugadas, algo de los sábados y domingo, para dedicar unas horas a lo que te apasiona.
 
13)  ¿Qué aspecto te está dando más alegría?
La satisfacción de haber cumplido con una de mis grandes aspiraciones en la vida: la de publicar un libro en el campo de la literatura. (Tengo en la rama de la ciencia y de la administración municipal). También, la expectativa, y la adelantada respuesta de parabienes de familiares y amigos que recibo vía el Facebook. Es muy grato sentir el reconocimiento de familiares y amigos. Es saludable. Es una suerte de compensación a la dedicación, sacrificio, atrevimiento y riesgo personal.
 
Palabras claves , , , , , ,
publicado por islanegra a las 15:53 · 2 Comentarios  ·  Recomendar
 
08 de Julio, 2013 · General

Gustavo Pereira

 

Punta de Piedras, Venezuela - 1940

Buscamos la palabra

 

 

Buscamos la palabra como se busca un ángel

pero tras la puerta se erige el vacío que conduce a otra puerta

 

Vamos de puerta en puerta con la sed de otro mundo

como si la eternidad fuera fanal en la niebla

 

Echamos los dados a los dioses y los dioses se esconden

 

Por donde pasamos sólo vuela un enjambre de abejas

  aferradas a su canción pagana

 

Buscamos la poesía como se busca el cuerpo

  de la amante en las sombras

y la encontramos en el cuerpo de la amante en las sombras.

                                                                                                                                       

 

De Equinoccial

Palabras claves , , ,
publicado por islanegra a las 14:46 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
30 de Septiembre, 2012 · General

Guatemala, poeta censurado

VIVAN LOS POETAS
 
                                                      Por Gustavo Bracamonte
 
 
Poetas y amigos de los poetas se reunieron el sábado en la plaza central para dejar claro que no son los cuques los que han ofrendado su vida para tener un país libre de opresión y cuanta porquería impusieron los poderosos. Es gracias a los poetas como Roberto Obregón o como Otto René Castillo por querer una patria libre los asesinaron los chacales, “en mi país la libertad no es sólo un delicado viento del alma, sino también un coraje de piel. En cada milímetro de su llanura infinita está tu nombre escrito: libertad. En las manos torturadas. En los ojos, abiertos al asombro del luto…”. Y duele la muerte de Alaide Foppa. Mujer, poeta e intelectual desaparecida por criminales a quienes ahora salen a defender sus parientes.
 
Los poetas viven en el corazón del pueblo, “aquí me voy a estar junto a la puerta encarnado en la pared sólo interrumpiré la cuenta que llevo con mis dedos de las horas”, nos platicó Obregón. Sigue arremetiendo contra los farsantes que hablan de amor a la patria con el fusil buscando el corazón para exterminar pueblos, por eso Obregón escribió en Canción del profeta este hermoso verso: “Miradlos. Se han pasado el tiempo creciendo sobre la ceniza de sus propios incendios. Arrancad sus vestiduras y máscaras. Miradlos: si son aquellos mercaderes que en las ferias de nuestra historia envolvían la fruta engusanada con la piel de doncella, ocultaban el puñal ensangrentado bajo discursos patrióticos, la palabra cariñosa”.
 
En el país nuestro, que ya no es nuestro, deberían proliferar los poetas. Hacer hincapié en promover la cultura y la educación. Cerrar cuarteles y abrir más universidades públicas. Que se juzguen a los que creyéndose dueños de las personas por tener el poder militar, se extralimitaron cuyas heridas permanecen abiertas hasta la consumación de los siglos para testimonio del mundo de la barbarie sostenida por adinerados y generales. “Estoy seguro. Mañana, otros poetas buscarán el amor y las palabras dormidas en la lluvia…” (Otto René Castillo). Poetas digan su palabra que es hora de la libertad.   
 
“Estoy seguro. Mañana, otros poetas buscarán el amor y las palabras dormidas en la lluvia…”
 
N.E: este artículo podría haber desencadenado la censura a Bracamonte en las páginas del Diario de Centroamérica.
"Isla Negra" lo reproduce en solidaridad con el poeta Bracamonte, y con todos los poetas y el pueblo guatemalteco.
 
 
Para el martes 25 de septiembre de 2012. Diario de Centroamérica.
Palabras claves , , , ,
publicado por islanegra a las 14:31 · 2 Comentarios  ·  Recomendar
 
24 de Febrero, 2012 · General

Raúl Gustavo Aguirre

Buenos Aires, Argentina - 1927 - 1983

Strip tease

 

Ella es toda alegría.
Danza
su canción
desnuda
para ella.

Los demás ven un cuerpo
se balancean en la magia
conocen una rara
libertad.

Aúllan porque temen
temen esa alegría
de pronto
tan pura entre los muertos
tan parecida a dios
o a un poema.

Palabras claves , , , ,
publicado por islanegra a las 15:19 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
31 de Octubre, 2011 · General

Gustavo Pereira...

VOCES DEL SUR

...poeta de la Venezuela que tiene nombre de mujer


** “La poesía es un servicio público” resaltó el escritor durante una entrevista cuando recibió el Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora, en su tercera edición.

Daniela Saidman

A veces la vida se vive a plazos. Las facturas vencidas se acumulan y engendran dudas y fracasos. Pero hay otros días que nos sorprenden por su buen trato y es entonces cuando no quisiéramos despertar del sueño de vivir. La vida siempre es una guerra o un instante de tregua, un minuto que siendo deja de ser y que nunca, por nada del mundo, nos deja indemnes.
En cambio, otras veces, la indignación se suma a viejas heridas y entonces estallan las alforjas. Hay también derrotas de ahora y de siempre, resquicios y rendijas, hay palabras que juntas hacen hogueras para iluminar todo lo que está por hacer, por sentir y por vivir.

“Para sellar mi pacto con la vida / parto de las probables / raíces de mis huesos De lo que pudo / ser en mí corona / de lejanas espinas”, canta Gustavo Pereira, nacido en la Isla de Margarita, en 1940, en Somari para pactar con la vida.

La palabra de Pereira tiene del amor el compromiso con los sueños, con los suelos, con la tierra y sus gentes, él es esta Patria contradictoria, mineral, que baila tambores y canta noches estrelladas a la sombra de algún olvido. Él es de esos poetas imprescindibles, de esos que saben hacer el mundo nombrándolo.

Premio Nacional de Literatura (2001), Gustavo Pereira es un poeta que anda la vida sembrando versos y verdades irrefutables. Comprometido con el ejercicio de la palabra liberadora, divinamente humana, su obra es un canto a la vida y al amor en todas sus formas. 
Doctor en Estudios Literarios, fundó el Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales, y el Centro de Investigaciones Socio-Humanísticas de la Universidad de Oriente. Entre otros premios ha sido reconocido con el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio Fundarte de Poesía (1993), el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora (2011), por su antología Los cuatro horizontes del cielo y otros poemas.

Gustavo Pereira, es poeta infinito, vivo en nuestras vidas y en los poemas que nos siembra. Divinamente humano en la cadencia y en el sonido que guardan sus versos, los que acarician el mágico susurro del viento en los árboles.

De versos y amores

Todo lo vivo, lo vivido, lo amado, lo sentido, lo deshecho... todo lo que somos, lo que fuimos y lo que seremos se entreteje en los versos de Gustavo Pereira. En él la palabra es la dimensión del hombre, su exacta mirada del mundo, el latir de sus pueblos. Somos esto que somos, esto que anhelamos, esto que el poeta descifra en la página hecha verso, esta voz y todas las voces, todas las risas y todos los llantos.
“Cuando, como una esencia, bebo el jugo del vivir, doy gracias al árbol del fruto que como y a la tierra benigna que lo acuna y a las lombrices y las sustancias que nutren su savia. / Cuando un ser vivo muere otro ser vivo nace en mí. / Y en esta estratagema se construye la eternidad que soñamos” (Texto del sistema, fragmento).
Pero al poeta también lo mueve el amor y sus viceversas. Y aparece entre sus versos la mujer que contempla los ires y venires del mar golpeando las orillas. La caricia sabe a sal y a encuentro, tiene la textura de la arena tibia y sabe a gloria cuando doblega al poeta en la hoja. Allí un espejo, posible o imposible en los tiempos, un reflejo, un enigma...
Por eso dice, diciéndonos... “Para desnudar a una mujer no hace falta penumbra / ni pericia / ni astucia / De nada valen erudición destreza brusquedad / Ni siquiera sabiduría / (…) / Para desnudar a una mujer toda presunción es inútil / toda voracidad resulta amarga / todo discernimiento se vuelve melancólica penuria / Para desnudar a una mujer basta el instante / en el que el ciego misterio la envuelva y la estremezca / y restaure en su pecho la incordura / y sepulte su cuerpo en nuestros brazos”.
Son en fin sus palabras un mar mecido por el ir y venir de los tiempos y los pasos. Pereira trae devuelta los ritos urbanos, los entona y los hace saltar desde las cenizas y la voz transeúnte.

De dioses y humanos

En el poeta la palabra es también compromiso, es el mirar y mirarse, reconociéndose en el imaginario colectivo. Gustavo Pereira tal vez se sabe acompañado por todas las voces y todos los tiempos, las geografías se suman y estallan el papel que no es hoja suelta, sino hilo de la historia.
Está hecha de tendones, pasiones, sueños, dudas… de lo más divinamente humano, como si a través de la poesía, Pereira pudiera conciliar a los dioses con el tránsito terrestre, como si la palabra del más acá evocara las pequeñas y las grandes tragedias de éstos y todos los tiempos. El ser humano con su infinita carga de interrogantes y respuestas sin preguntar, se asoma también a los versos.
“Y cómo comprender estas miserias / este darse a los diablos / esta especial manera de cortarse / de amarrarse en pedazos / y entregar por entrañas las migajas / Yo no comprendo nada / Nada / Excepto que lo humano es la perpleja / condición del misterio” (Somari del que nada comprende).
Poesía del compromiso, de la Patria buena, del insomnio y de la duermevela, de la victoria, del canto, de la vida que nace y nos nace, y es que la palabra de Gustavo Pereira es para dejarse ir, viniendo.


RECUADRO

Sobre salvajes

La poesía de Gustavo Pereira tiene mucho de encuentro y de memoria. Así también, sus palabras dibujan los decires originarios, se vuelve eco de lo que la historia de los vencedores ha intentado acallar, pero que en él se vuelve grito, voz enarbolada de presentes.

“Los pemones de la Gran Sabana llaman al rocío Chirîké-yeetakuú que significa Saliva de las Estrellas. A las lágrimas Enú-parupué que quiere decir Guarapo de los Ojos, y al corazón Yewán-enapué: Semilla del Vientre. Los waraos del Delta del Orinoco dicen Mejokoji (El Sol del Pecho) para nombrar al alma. Para decir amigo dicen Ma-jokaraisa: Mi otro corazón. Y para decir olvidar dicen Emonikitane, que quiere decir perdonar. Los muy tontos no saben lo que dicen / Para decir tierra dicen madre / Para decir madre dicen ternura / Para decir ternura dicen entrega / Tienen tal confusión de sentimientos / que con toda razón / las buenas gentes que somos / los llamamos salvajes”. Gustavo Pereira

Palabras claves , , ,
publicado por islanegra a las 16:32 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
26 de Julio, 2011 · General

Amanecí de bala

con Gustavo Pereira

24.07.2011 05:00 AM Fuegos cotidianos

Earle Herrera

Desde Caracas.- Nuestro querido Gustavo ahora puede, con Antonio Machado, volver la vista atrás y ver la senda que nunca  ha de volver a pisar. No importa, allí está el camino de un intenso transitar, hecho en una vida que no quiso ni quiere ser modelo de nada ni de nadie. Por eso me cuido  –Dios me libre- de calificarla de “una vida ejemplar”.  Una vida sencilla, profunda y sincera como la mano franca del  amigo y la rosa blanca del amor.

Ese camino de Gustavo está hecho de su andar en la poesía, en la política, en la lucha social, en la curiosidad, en la investigación de nuestra historia profunda, en la amistad, en y con la familia, como decir,  con sus amores. El poeta es hombre de mar, desde que abrió sus ojos en Punta de Piedra, allá en su isla, o mucho antes, hasta que se aventuró por la mesa de Guanipa y conoció el decir de las estrellas en el cielo de los kariñas, para volver a su contrapunto nocturnal  y marino con el azul, frente a las costas de Anzoátegui.

Por estos días me entero, así de refilón, que Gustavo Pereira fue merecedor del Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora. Con el poeta, ganamos todos sus amigos. La Copa América se quedará pequeña para celebrar, ahora que el vino tinto es un sentimiento que cubre toda la geografía patria. No será la primera vez que la poesía y el deporte se mezclen, en un cáliz o en un libro. Ha sido así desde el gimnasio griego, donde se cultivaba el cuerpo y el espíritu, y desde la epopeya homérica y los pies ligeros del pélida Aquiles. De aquellos  tiempos viene la poesía épica; de aquellas edades las primeras olimpiadas.  Que los dioses  sirvan entonces un vino tinto a Gustavo Pereira.

El galardón es un reconocimiento al quehacer poético y así pone a la par  el crear de los poetas con el de los narradores,  hace rato reconocido con el prestigioso premio de novela Rómulo Gallegos. El epónimo de la distinción es también de los nuestros: “el chino”,  Víctor Valera Mora, el viejo lobo de la nocturnidad luminosa, de la ranchera en su ley, del amor huracanado, del amanecer de bala.

Para apelar a la imagen de un amigo común que se llamó Orlando Araujo y era poeta, he sido compañero de viaje de Gustavo en algunos tramos de su camino vital. Antes, me incluyó en una antología de su autoría,  “Jóvenes poetas de Anzoátegui, Sucre y Nueva Esparta”. Años después compartiríamos sueños y luchas en la Asamblea Nacional Constituyente de 1999. Tuve el privilegio de tener en mis manos el borrador  que redactó de lo que sería el preámbulo de nuestra Constitución Bolivariana. Nunca se dijo tanto, en forma tan poética y brillante, en tan pocas líneas.   

En la poesía de Gustavo nos ilumina de la belleza del decir con la reflexión honda y auténtica. La estética no lo sustrae del compromiso existencial. Extrañamos todavía la profunda sencillez –otra vez Martí- de sus añejos artículos periodísticos. Admiramos al investigador y al ensayista, el que se sumergió en las “Historias del Paraíso” y emergió con los papeles reveladores de nuestro “Costado indio”. El poeta de “Oficio de partir”, de “Los cuatro horizontes del cielo” y de todos los somaris.

Hoy vuelvo a cruzar la madrugada con Víctor Valera Mora y amanecemos de bala, como decir felices,  con Gustavo Pereira

http://eltiempo.com.ve/opinion/columnistas/amaneci-de-bala-con-gustavo-pereira/27454

Palabras claves , , ,
publicado por islanegra a las 08:17 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
26 de Julio, 2011 · General

Entrevista a Gustavo Pereira, Poeta

"La poesía no funciona sin amor"

"Los premios son una contingencia más en la vida de cualquier ser humano"

 
El poeta ganó el Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora
 
DUBRASKA FALCÓN , GUSTAVO PEREIRA , POETA EL UNIVERSAL
lunes 18 de julio de 2011  
 
Los versos que llenan las páginas del libro Los cuatro horizontes del cielo y otros poemas son los que menos vulneran al poeta venezolano Gustavo Pereira. Los que menos lo averguenzan. La obra que lo hizo ganador, el jueves pasado, de la tercera edición del Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora habla de amor. Sí, de amor. Pero no solamente del amor erótico, como asegura, sino del que se une con los seres humanos y su relación con el mundo.

"No creo que una poesía pueda funcionar sin amor", se adelanta a decir Pereira. "Coloco ahí los poemas que me eran menos vulnerables. Es decir, los que me avergonzaban menos en la vida, no los que me hacían sentir más orgullosos. Esa fue una antología. Es un libro grueso, no es sino una compilación de autor, de poemas, de todo cuanto yo he escrito. Probablemente sea una décima parte. Tal vez menos todavía".

-El veredicto del jurado asegura que el libro galardonado Los cuatro horizontes del cielo y otros poemas "trasciende lo meramente estético con una actitud humanista, sabiduría profunda, tintes irónicos y erotismo"...

-Guao, estoy avergonzado. Estoy conmovido. No sabía que ellos pudieran decir esas cosas sobre mis versos. Intento mantener los pies sobre la tierra y conservar lo que me hizo asumir la poesía como una conducta como una razón de ser en la vida desde muy temprana edad de mi vida. Eso no implica solo escribir versos. Implica también vivir, estar en el mundo, una manera de relacionarse con los otros seres humanos. Para mí es grato que el jurado haya dicho esas palabras.

-¿Qué había en sus obra para que el jurado la definiera de tal manera?

-¡Caramba, eso también quisiera saberlo! En el fondo también hay una verdad que no se puede ocultar: el simple hecho de enviar una obra a un concurso es porque se tiene siempre la presunción de ganarlo. Tener la intuición, la certeza o al menos la presunción de que el libro, cuando uno lo envía, tiene esperanza de ganar. Ya es un acto de banalidad elemental, desde luego. Pero ese libro no es sino una antología de autor de todos mis libros.

-¿Es de los que cree que a través de los premios literarios el escritor se consagra?

-No. Absolutamente, no. La historia de la literatura está llena de cientos de miles de casos como esos. Los premios son una contingencia más en la vida de cualquier ser humano. En el caso de los poetas, la poesía está tan subestimada, tan echada a un lado... De modo de que uno no hace sino celebrar que estas cosas ocurran. Este premio tiene una significación especial: Víctor Valera Mora era un entrañable amigo desde mi juventud, desde que estudiamos en la universidad. De modo que por ese lado hay una cuestión afectiva que prima sobre cualquier otra cosa.

-La poeta venezolana Judith Gerendas dijo que con el concurso se demuestra que la poesía está viva. ¿Por qué pensar lo contrario?

-Sí, algunas personas piensan que está muerta, porque la poesía no presume. La poesía no es un arte mediático. Tal vez dentro de las artes es el menos mediático. Por eso desprecio tanto a los poetas que quieren hacer carreras literarias. La carrera literaria es una argucia política, de relaciones políticas, que no tiene nada que ver con la poesía. La poesía es un arte más bien secreto. Tal vez es el único arte secreto que es compartido por multitudes. Todo ser humano abriga la poesía. Solamente que el espíritu práctico, cabe decir el espíritu mercantilista, se encargo de sacralizar la poesía para decir que era un oficio de tontos, de soñadores.

-Para el Premio de Poesía Víctor Valera Mora se enviaron 105 obras de 15 países. El jurado habló de un panorama que muestra la vitalidad de la poesía. ¿Cómo ve usted ese panorama?

-Hay vitalidad en la escritura. Hay vitalidad en los seres humanos que descubren. Se trata a veces de que la gente no sabe que existen libros de poesía y de que los libros de poesía solían ser caros. La gente no tenía acceso a los libros de poesía, así que se hacían ediciones de un corto tiraje. Por otro lado, los libros de poesía no se publicitaban jamás. Como sabemos, los que se publicitan son los de autoayuda. Y no porque todos los libros de poesía merezcan tal honor. Diría que entre los libros de poesía que se publican, algunos ni siquiera se pueden llamar libros de poesía. Pero en la medida de que la crisis de la humanidad ha impacto a las personas en lo profundo de su ser, se están buscando salidas y estás por supuesto no son salidas mercantilistas. Son salidas del espíritu. Son salidas del ser y no del tener.

-Se habla de que hay una tendencia coloquial en la poesía; tendencia que sigue unida al sentimentalismo. ¿La poesía no es igual a amor?

-Sin duda. Me confieso un invertebrado sentimental incorregible. Me siento orgulloso de eso. Creo que los sentimientos están por encima de la razón.

-¿Qué piensa hacer con el dinero del premio?

-Aún no lo sé. Tengo una familia tan numerosa y tan pobre, que espero que sea una alegría de esa familia tan numerosa.
Palabras claves , , , , , , ,
publicado por islanegra a las 08:15 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Al margen
Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila,
es publicación de poesía y literaturas.
Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía.
Sobre mí
FOTO

Gabriel Impaglione

poeta argentino residente en Italia
director
revista internacional de poesía Isla Negra
fundada el 1 de abril de 2004

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Octubre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Buscador
Blog   Web
Nube de tags  [?]
Más leídos
» Algo más sobre Hamlet Lima Quintana
» Bolívar, el Libertador... su rostro
» Francisco Alberto Chiroleu: sus respuestas y poemas
» Graciela Perosio: sus respuestas y poemas
» Homenaje al poeta Dardo Dorronzoro
» La poesía del encuentro
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
» Marcela Predieri: sus respuestas y poemas
» María Pugliese: sus respuestas y poemas
» Roberto Sosa
Se comenta...
» Francisco Alberto Chiroleu: sus respuestas y poemas
4 Comentarios: Online MBA 1 Year, Guillermo Ibáñez, Rolando Revagliatti, [...]
» Acerca de Poesía reunida (1966-2013) de Rosina Valcárcel
1 Comentario: Rosina Valcárcel
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Mónica Angelino, Gonzalo Iruzún, Lina Caffarello
» Susana Szwarc: sus respuestas y poemas
2 Comentarios: Manuel Schneer ...
» Eduardo Romano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Eva Luisa Milano Fajardo, Rolando Revagliatti, gabriel
Tópicos
» General (513)
Secciones
» Inicio
Enlaces
» revista isla negra / poesía
» Revista Koyawe
» argenpress
» Festival de Poesia de Medellin
» artistasalfaix
» FIP Palabra en el mundo
» Rebelion
» La Insignia
» Proyecto Cultural Sur
» Poesia y Politica
» Mesa de Poesia
» Esquina Paradise
» Poetas Siglo Veintiuno
» La Maquina de Escribir
» Mis Poetas Contemporaneos
» Le chasseur abstrait
» Todo Tango
» Agencia Rodolfo Walsh
» Revista Topia
» La Jiribilla
» Centro Pablo
» Victor Casaus
» Triunfo Arciniegas
» Contrapunto
» Festival de Poesia de La Habana
» Sociedad Escritores y Escritoras de Argentina
» Neruda Vive
» Alejandro Schmidt
» Poemania / Inventario
» Silvio Rodriguez
» Miguel Angel Olivera
» El Polvorin
» Casa Nacional de las Letras Andrés Bello
» José Luis Farinas - Juana Abas
» Manlio Argueta
» Paolo Fresu
» Il Dialogo
» Luis Britto Garcia
» Caza de Poesia
» Revista Con-fabulacion
» Amparo Osorio
» Gonzalo Marquez Cristo
» Palabra Virtual
» Casa de Poesia de Uruguay
» Revista La Otra
» Revista Triplov
» Fernando Aguiar
» Revista Aromito
» Red de Escritores en Español
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad