Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de gonzález?
Revista Isla Negra
Casa de Poesía y literaturas
« Blog
Entradas por tag: gonzález
Mostrando 1 a 10, de 14 entrada/s en total:
15 de Abril, 2015 · General

El pueblo boliviano y Playa Girón.

 

Por Froilán González y Adys Cupull.


En ocasión de conmemorse  el 50 aniversario de la Victoria de Playa Girón, sostuvimos  una entrevista  inolvidable con el periodista Antonio Peredo Leigue, quien fuera  Senador del Estado Plurinacional de Bolivia. El encuentro se desarrolló en su departamento de la ciudad de La Paz, con la presencia de su esposa María Martha González,  la común amiga Roxana Vaca y Leandro González Cupull, que filmó ese encuentro. 


Después conocimos que fue su última entrevista. En esa ocasión acabábamos de visitar la Higuera, donde presentamos  el libro La Batalla Inevitable,  del escritor cubano Juan Carlos Fernández, un signo de los nuevos  tiempo, que emocionó a los presentes.


Con Antonio  Peredo, conversamos entre otros asuntos, sobre  la  invasión mercenaria, de abril de 1961, apoyada y armada por los Estados Unidos. Su visión clara de analista, sus agudos comentarios sobre la desinformación de  las agencias de noticias  y el impacto   en los  bolivianos, quedaron  expuestos. Transcribimos textualmente:
 "Me han pedido recordar lo que ha sucedido hace 50 años. Fue en abril de 1961 cuando se produce la invasión a Playa Girón. Ese   fue un momento sumamente importante, que en un país como Bolivia, donde la Revolución Nacional de 1952 comenzaba a agotarse.


"En realidad estaba agotada ya. Era la segunda presidencia de Víctor Paz Estensoro, que en 1960 había traído el plan triangular... Existía   la necesidad de un cambio revolucionario y esa necesidad la cubría Cuba; pero Cuba estaba alejada y de pronto, la invasión de Playa Girón, cambia todo, toda esa visión; y Cuba está cercana en ese momento.


"Yo en ese tiempo era redactor,  Jefe de Redacción de un vespertino que pertenecía a Paz Estensoro. Esa  mañana comenzamos a recibir informaciones  de cómo habían llegado (los mercenarios) a Playa Girón o Bahía de Cochinos, cómo avanzaban con el "apoyo" de la gente, "aplaudidos", prácticamente sin disparar un tiro. Avanzaban "victoriosos" hasta  La Habana,"Mientras Fidel... se desconocía qué había pasado con él, que el Che se había pegado un tiro, Raúl Castro estaba en una embajada. En Realidad,   era una cosa triunfante,  que venía cada 15 minutos de la agencia United Press International, UPI en ese tiempo, prácticamente, eran los únicos cables que recibíamos.


"Las emisoras de radio, anunciaban, que  la Fuerza Aérea Cubana se había sublevado y bombardeado los principales aereopuertos. El 80 por ciento de los cubanos se estaban informando por las emisoras de Estados Unidos o de otros países, porque las cubanas estaban censuradas, debido a la falta de libertad de expresión en la Isla y  carecían de objetividad, que el 95 por ciento de los cubanos estaban en contra de Fidel Castro y de la Revolución y que el presidente de Estados Unidos tenía mayor aceptación entre los cubanos que Fidel Castro, Raúl Castro y el Che Guevara. 


"Era evidente que esas informaciones, estaban preparadas desde dias anteriores. Salían metódicamente cada 10 minutos. Se habló de que era por varios lugares por donde se  había invadido el país, entre ellos Pinar del Rio,  que Pinar del Rio estaba sublevado contra la Revolución y por lo tanto era notorio que se estaba aislándo a La Habana; que en Santiago de Cuba se comenzaban a sentir algunas manifestaciones. 


"Otras de las informaciones, que recibíamos ahí, hablaban del importante puerto de Bayamo, en manos de los  "libertadores". El  gran públco boliviano desconocia que Bayamo estaba a más de 70 kilómetros de la costa y que no es ningún puerto. 


"De pronto como a las 11 de la mañana, comenzamos a recibir, ya de las otras agencias- Yo recuerdo muy bien, que la primera que efectivamente comenzó a dar la información, fue France Press y France Press, comienza a decir que estaban empantanados en la Ciénaga, repelidos, que no habían podido avanzar, ni un solo metro y relata toda la historiaEl jefe de la página internacional me pregunta: ¿qué hago?. Yo le dije ándate a tu casa, y me hice cargo de la edición. En primera plana publiqué arriba  KNOCK OUT  DE CASTRO, y en un lado puse: "Esto es lo que decía UPI  y esto es lo que sucedió en realidad.


"Al día siguiente había un  memorándum de despido al Jefe de Internacionales. Yo entré donde el Gerente y le dije: "Estas equivocado, si tienes que despedir a alguien, es a mí".  No hubo ningún despido, pero era evidente, que en ese momento para el gobierno de Bolivia, para el presidente Víctor Paz Estensoro, no era bueno aparecer con una posición en su periódico favorable a Cuba.


"Yo creo que UPI,   tuvo que reconocer su fracaso de insistir,  era una guerra mediática, les era muy dificíl explicar, como  un pueblo sometido a una dictadura y que según sus reportes, mayoritariamente apoyaba a Estados Unidos, derrotó en pocas horas a los enviados de Estados Unidos, al mismo tiempo, que la invasión de Bahía de Cochinos, el hecho mediático está en que el representante norteamericano en Naciones Unidas dice: "Nosotros no hemos participado" y no había  pasado una semana, cuando se  presenta y dice: "Vengo a presentar mi dimisión porque ahora sé qué ha pasado y a mí me ocultaron la información y yo no puedo aceptar eso" y se retira de Naciones Unidas, Yo no me acuerdo, creo que era Stevenson.


"Aparte de eso, en el pueblo,  en las organizaciones sociales en la Universidad, había una gran movilización. Yo recuerdo a gente joven  convocando  a los estudiantes universitarios a organizarse. Me acuerdo que le llamaban Brigada Simón Bolívar, dispuesta a ir a Cuba inmediatamente.


"La Central Obrera Boliviana abrió un libro de inscripciones de voluntarios, que estaban dispuestos a ir a Cuba a defender a la Revolución, se produjeron manifestaciones contra Estados Unidos.


"Era una manifestación de desafío, no era simplemente de condena. Era el desafío que mostraba el pueblo boliviano, en todas sus capas sociales, estaban allí, profesionales, estudiantes, obreros, artesanos, que muy pocas veces salen en manifestaciones de este tipo.


"La Embajada de Estados Unidos estaba por entonces, en el  centro de la  ciudad, exactamente al frente de la Alcaldía Municipal de La Paz, un edificio en cuyo planta baja, estaba lo que entonces se llamaba el Banco Popular del Perú y que ahora se llama Banco de Crédito,  sigue siendo el mismo banco. En los pisos superiores  estaba la embajada de Estados Unidos.


"Yo lo recuerdo muy bien, porque no solamente las manifestaciones  fueron en esos tiempos, mucho después, hemos hecho plantones frente a la Embajada,  ahí mismo, con mi esposa María Marta ya hemos hecho plantones, en la Embajada en relación a otros temas pero es indudable que para los universitarios, para los obreros, para todos los manifestantes, pasar por la Embajada norteamericana, era un ritual, dentro de la manifestación cualquiera que fuese la manifestación, había que pasar frente a la Embajada y señalar a Estados Unidos como causante de la pobreza y de la miseria  de nuestro país, pero en ese momento de la invasión a Playa Girón, era otra cosa.


"Era una manifestación de desafío, no era simplemente la condena. Era el desafío que mostraba el pueblo boliviano en todas sus capas sociales, estaban allí profesionales, estudiantes, obreros, artesanos que muy pocas veces, salen en manifestaciones de este tipo.



"Mi hermano Coco, en ese tiempo estaba en Cuba,  creo  que incluso participó como miliciano, en la defensa de La Habana,   porque se puso todo el dispositivo de defensa de La Habana. Inti..,  era un hombre muy conocido en la Universidad, estaba organizando a la gente, insuflando  ese entusiasmo, por algo que se había convertido en nuestro, porque no recuerdo ninguna otra Revolución, que se haya considerado, ¡tan nuestra, como la Revolución Cubana! Creo, que ese abril de 1961 las esperanzas revolucionarias volvieron a renacer en Bolivia."


Palabras claves , , , , , , , , , , ,
publicado por islanegra a las 18:18 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
17 de Julio, 2013 · General

El caso de los Cinco es un crimen que se comete frente a toda la humanidad

Publicado el 9 julio 2013   -   MONCADA

Intervención de René González Sehwerert en el Primer Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 6 de julio de 2013, «Año 55 de la Revolución»

Ante todo, buenos días, y un caluroso saludo no solamente a esta Asamblea, sino a todos los otros períodos de la Asamblea Nacional, que ha sido un puntal en la lucha por la liberación de los Cinc

Para nosotros, el recibir el título de Héroe de la República de Cuba, en sesión de esta Asamblea, primero, por la manera en que se hizo, fue una sorpresa; segundo, fue uno de los momentos más emotivos y que más nos honró durante el cumplimiento de esta misión. Y también es un compromiso, un compromiso con ustedes y con el pueblo de Cuba.

No podemos mencionar el apoyo que hemos recibido de esta Asamblea, sin mencionar el nombre del compañero Ricardo Alarcón, quien durante todos estos años la dirigió y ha sido un puntal en la lucha por la liberación de los Cinco (Aplausos).

El caso de los Cinco es un crimen que se comete frente a toda la humanidad, es un crimen que se comete cada día del año y se está cometiendo ya durante 15 años; es un crimen que se comete con la misma impunidad con que se miente al mundo para destruir a Iraq y apropiarse de sus recursos, o con la misma impunidad con la que se hace arrodillar a un continente para que le impida al Presidente de un país latinoamericano sobrevolar su espacio aéreo.

El caso de los Cinco es un crimen deliberado, calculado, metódico, no es un caso de justicia equivocada; no es el caso del personaje aquel de Los Miserables que, por su celo con la Ley, le hacía la vida imposible a una persona que no lo merecía. Este es el caso de quienes, representando la Ley, representando la justicia de un país, decidieron utilizarla para proteger a sus terroristas. Y, en este caso, quienes levantaron cargos falsos, saben que levantaron cargos falsos; quienes mintieron en el estrado, sabían que estaban mintiendo en el estrado; quienes chantajearon y amenazaron a los testigos, sabían que estaban chantajeando y amenazando a los testigos del juicio; quienes se burlaban de las órdenes de la jueza, sabían lo que estaban haciendo; quienes arruinaron evidencias en el caso, sabían que estaban arruinándolas; quienes aceptaron falsos testimonios, sabían que los estaban aceptando, y quienes malinterpretaron e ignoraron las leyes que habían jurado sostener, sabían que lo estaban haciendo.

Yo estoy aquí porque pudimos arrancarles —y repito, ¡arrancarles!— a los fiscales y a los jueces un año y medio de mi libertad supervisada, y fue una batalla dura, difícil, en la que —hay que decirlo, porque es triste— tuvo que morir mi padre para que yo pudiera dar la última estocada en esa batalla, y tuve que renunciar al derecho natural de una persona a tener la ciudadanía de su país de nacimiento, solamente así fue que se pudo ganar esta batalla. Pero esto nos indica la obcecación del Gobierno norteamericano con el caso de los Cinco: ellos están comprometidos a que Gerardo Hernández muera en la cárcel, y si no lo sacamos antes de que cumpla la sentencia, lo devolverán aquí como cadáver. Esa es la realidad dura y eso es lo que el Gobierno norteamericano quiere hacer con los otros cuatro compañeros, que cada uno de ellos cumpla sentencia hasta el último día.

Para nosotros está claro que no serán consideraciones legales las que hagan que el Gobierno norteamericano corrija esta injusticia. Esto fue un caso político, las leyes han sido solamente el adorno que se ha utilizado para llevar a cabo una venganza: para vengarse de Cuba, para vengarse de nuestro pueblo en el cuerpo de los Cinco. No va a ser la Ley la que resuelva este caso, tiene que ser la presión internacional sobre el Gobierno norteamericano. Hay que hacerles insostenible el continuar con esta injusticia; hay que hacer que sientan todos los días el peso de lo que están haciendo; hay que hacer que ese concepto que ellos usan tanto del costo-beneficio los lleve a la conclusión de que es mejor que resuelvan este caso; cuando ellos lleguen a esta conclusión, el espacio legal se abrirá y yo supongo que harán lo que les sería más fácil, que sería aplicar las leyes, que es, en definitiva, lo que hemos estado exigiendo. No hemos exigido otra cosa que no sea la aplicación de las leyes norteamericanas que ellos, una y otra vez, se han negado a aplicar. Pero va a ser una decisión política del Gobierno norteamericano y ellos se las arreglarán para corregir este crimen.

Frente a tal obcecación los caminos trillados no van a ser los que nos lleven a la justicia. Y quiero poner un ejemplo de algo que vi en Pinar del Río y que para mí simboliza el espíritu de lo que debe ser la lucha por los Cinco.

En un lugar histórico en Pinar del Río, a unas pocas yardas del Mural de la Prehistoria, vive una compañera campesina, es una gente humilde, en un pequeño bohío. Por esas cosas que se producen cuando un turista visita un sitio como el Mural de la Prehistoria, a veces ellos se dan su vuelta y se llegan a ese bohío. Esta compañera, Raiza, quien es una campesina humilde, a la que nadie le asignó ninguna tarea, a la que nadie le dio un plan de trabajo, ella solita un día se sentó y dijo: «Bueno, y si los turistas vienen aquí, ¿por qué este bohío no se convierte en un lugar por los Cinco?» Y la compañera puso en su bohío el sitio de los Cinco y recibe a los turistas y les habla de los Cinco.

Yo creo que ese es el espíritu que todos tenemos que mostrar si queremos arrancarle a mis hermanos de las garras al imperio; tenemos que innovar, tenemos que atrevernos, y esa es una vocación que requiere, más allá de la jornada de trabajo, de sentimientos, requiere de que vayamos un poquitico más allá de la tarea y de que cada vez que tengamos una oportunidad hagamos llegar a quien podamos el conocimiento del caso de los Cinco, porque hasta que este caso no resuene en el centro de poder en el que esta injusticia se cocinó, mis cuatro hermanos van a continuar presos. Es hacia ahí hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos.

Yo les puedo decir, a nombre de mis hermanos —y ustedes seguro que lo saben— que la dignidad de ellos nunca va a ser comprometida; si hemos resistido hasta ahora ha sido porque llevamos esta lucha hasta un plano moral que los fiscales norteamericanos jamás podrán alcanzar, no lo entienden, no lo pueden comprender, no llegan a ese plano y nunca nos alcanzarán en ese plano, que, en definitiva, es el plano que representa la lucha moral que todo el pueblo cubano, durante 50 años, ha estado librando contra el imperialismo que les paga a esos fiscales.

Pero, dicho eso, no es suficiente, tenemos que traerlos, tenemos que hacer que estén con sus familias, como estoy yo, con sus esposas, con sus hijos, con sus madres y con su pueblo. Necesitamos que esa moral que los ha sostenido sea también parte del refuerzo que requiere la Revolución en estos momentos, y para eso tenemos que seguir trabajando.

Hace ya varios años que Fidel nos dijo: «¡Volverán!», pero cuando Fidel dijo eso no estaba haciendo una premonición en el vacío, nos estaba invitando, nos estaba conminando a que lucháramos por traerlos, porque si no los traemos no pueden volver, y eso es lo que tenemos que hacer.

Nosotros necesitamos que estén aquí con su pueblo, con su familia y que estén ya.

Muchas gracias.

(Ovación.)      (Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

Palabras claves , , , , ,
publicado por islanegra a las 14:25 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
07 de Enero, 2013 · General

Resiste, compañero Víctor

 

Por Eduardo González Viaña

En el segundo piso del Instituto Nacional de Cultura de Lima, Víctor Jara y yo estábamos conversando. En esos días, el famoso cantante chileno terminaba una gira por el Perú. Estábamos en septiembre de 1973. Faltaba una semana para que Víctor fuera asesinado.

Dicen que cuando uno va a morir repite sus pisadas. Tal vez eso le ocurría. Por más de dos horas, me habló de su infancia en Lonquén y de su madre quien le inspiró la canción más conocida de su repertorio, “Te recuerdo, Amanda”. Recordó también la época en que estudiaba en el seminario redentorista y pensaba en a ser sacerdote.

Dos personas deseaban hablarle. Me hice a un lado para no ser indiscreto, pero me di cuenta por los gestos que Víctor estaba declinando una invitación. Lo último que dijo en voz alta fue “Gracias, muchísimas gracias, pero no. “

En ese momento, me animé a invitarlo a ir a Trujillo. “En la universidad, todos querrán oírte. Puedes quedarte en una casa que tengo. Quédate, hermano, todo el tiempo que quieras.”

Víctor sonrió con tristeza: “Dices lo mismo que esos amigos”.- señaló a las personas con quienes acababa de hablar. “Quieren llevarme a Quito y hacerme recorrer Ecuador. Y tú quieres que me quede vivir en Trujillo…”:

“No, Eduardo. Lo que ustedes tratan de hacer es evitar que yo regrese a Chile.”

En efecto, había mucho de eso en nuestras invitaciones. Los periódicos señalaban que un golpe militar era inevitable allí. Los ricos y los poderosos no podían tolerar las reformas sociales iniciadas por el presidente Salvador Allende. Las empresas trasnacionales conspiraban. En cualquier momento iban a comprarse un sargento para que hiciera la tarea sucia.

“Tengo un deber con mi patria. Aprendí a amar la justicia social en los días en que era seminarista y me di cuenta que esa era la verdadera prédica de Cristo. Por eso entré a la Juventud Comunista. Si ocurre algo, debo estar en mi puesto de lucha.”… Arturo Corcuera y yo lo acompañamos al aeropuerto.

El resto es conocido. El 11 septiembre, apenas tuvo noticias de lo que estaba ocurriendo, Víctor Jara se dirigió a la Universidad Técnica donde laboraba. La consigna era resistir en los puestos de trabajo. Se suponía que eso iba a detener a los golpistas… pero un batallón se metió en el edificio a sangre y fuego. Se llevaron a todos los que quedaban vivos. Los condujeron al estadio de Santiago.

A Víctor, en cuanto lo reconocieron, le dieron … un trato especial. Al cantor de los chilenos y de todos los jóvenes latinoamericanos le colocaron las manos sobre una plataforma de acero y se las trituraron. Luego de muchas otras torturas, expiró, pero eso no les bastaba a sus verdugos. Le acribillaron el cuerpo con más de 40 balazos

Las noticias señalan que los ocho ejecutores del crimen han sido identificados. El oficial que lo dirigía no cesa de hacer justificaciones lloriqueantes desde Florida donde reside.

No importan ni los nombres ni el rostro de los miserables. Deben de tener las mismas uñas sucias y los mismos ojos asustados que los acompañarán hasta el fin de sus días. Más importa responder otras preguntas: ¿Quién dio las órdenes? … ¿Y quién mandaba al oficial? .... ¿Y a su comando? …¿Y al general Pinochet?... Los ricos, los grandes propietarios, las empresas norteamericanas. Ellos aplastaron la democracia chilena y erigieron un reino de terror con miles de presos, torturados y muertos. Ellos, y no los resistentes, son los reales terroristas que espantan y oscurecen la historia de nuestra América.

Mataron al cantor, pero el cantor no se calla. Torturaron al antiguo seminarista, pero Cristo lo había hecho inmortal. Le cortaron las manos, pero su guitarra sigue sonando. 25 años después, la seguimos escuchando. Resiste, compañero Víctor: “Venceremos, venceremos, socialista, será el porvenir.”

Quién mató a Víctor Jara

http://www.youtube.com/watch?v=ypo397DArIU

Palabras claves , , , ,
publicado por islanegra a las 13:11 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
30 de Septiembre, 2012 · General

Sin olvido. Crímenes en La Higuera

 

 

Froilán González y Adys Cupull.

 

 

     Durante la noche y la madruga del día 9 de octubre de 1967, en la escuelita de paja y barro de La Higuera, permanecieron  como prisioneros de guerrra, el Comandante Ernesto Che Guevara y el boliviano  Simeón Cuba, Willy y gravemente herido Alberto Fernández Montes de Oca ( Pacho o Pachungo).  Según el testimonio de pobladores de La Higuera al filo de la media noche falleció Pacho.

 Al amanecer del   9 de octubre,   entró al aula la maestra  Julia Cortés, quien  influida  por los militares, tenía  la  intención de insultarlo y pedirle que saliera de allí.    El Che habló suavemente con ella; hubo un intercambio de preguntas y respuestas.   Ella quedó sorprendida y convencida de que estaba en presencia de un hombre totalmente diferente a como los militares le informaron. Salió del aula cuando un  oficial,  le pidió que se alejara, porque iba a aterrizar un helicóptero.  Eran las 6:30 de la mañana.

Del aparato descendieron el Coronel Joaquín Zenteno Anaya y el agente de la CIA de origen cubano Félix Ismael Rodríguez Mendigutía, que se hacía llamar Félix Ramos.   Zenteno Anaya, en compañía del agente,  se dirigió a  donde estaba el Che y  habló brevemente con él.   Poco después  Félix Rodríguez,  en forma agresiva comenzó a insultar al Comandante Guevara,  e intentó maltratarlo con violencia. Militares que presenciaron este encuentro, manifestaron que parecía que el Che  conocía a esta persona y sus antecedentes contrarrevolucionarios, porque respondió con desprecio a sus insultos, lo trató de traidor y mercenario.  

     A las ocho y media, aproximadamente, el  agente de la CIA  instaló un equipo completo de una pequeña planta de transmisión de gran alcance, para enviar un mensaje cifrado a la CIA; posteriormente, montó una máquina fotográfica sobre una mesa al sol, para fotografiar el Diario del Che y otros documentos.

     En las primeras horas de la mañana del 9, el dictador boliviano René Barrientos recibió una llamada telefónica desde Washington. Era de su ministro de Relaciones Exteriores doctor Walter Guevara Arce, quien participaba en una reunión de la OEA en la capital norteamericana.

       Sobre esta conversación el excanciller expresó:   “Cuando circuló la noticia de que el Che cayó prisionero, llamé por teléfono a Barrientos y le dije: 'Me parece vital que se conserve la vida del Che Guevara. Es necesario que en este sentido no se cometa ningún error, porque si así fuera, vamos a levantar una mala imagen que no la va a destruir nadie, en ninguna parte del mundo. En cambio, si usted lo mantiene preso en La Paz, cierto tiempo, el que sea necesario, será más conveniente, porque la gente se pierden cuando están en las cárceles, pasa el tiempo y después se olvidan.'       

        “La respuesta fue inmediata, él me dijo: 'Lamento mucho doctor, su llamada ha llegado tarde. El Che Guevara ha muerto en combate'. Esa fue la respuesta.   

      “Lo sentí profundamente, no solo por el hombre, sus características, las similitudes de apellido, sino porque me pareció un error político muy serio y me sigue pareciendo un error político muy serio, en el cual hubo muchas influencias externas, para que se cometiera este error.    

     “Yo estuve algo más de una semana en Washington y comencé a percibir una gran cantidad de hechos como consecuencia de la muerte del Che. El Che cayó herido, fue tomado preso. Estuvo toda la noche del día 8 de octubre. Vino la noticia a La Paz y más allá también...   

   “En todo este absurdo se jugaron fuerzas exteriores muy graves, para que darle más vuelta a la cuestión.” Concluyó el doctor Guevara Arce. 

   Mientras en La Paz, en  las primeras horas de la mañana del día  9, llegó al Gran Cuartel de Miraflores Alfredo Ovando, ya se encontraban en el lugar altos oficiales,   explicó que el Che se encontraba preso en La Higuera.  Sucesivamente fueron llegando el comandante de la fuerza Aérea y el de la Naval. Cuando    arribó el dictador Barrientos,  sostuvo una reunión privada con los generales Alfredo  Ovando y Juan José Torres. Después entraron  los demás militares.

      Barrientos, con el deliberado propósito de comprometer a los miembros del Alto Mando militar en la decisión, planteó el punto de la eliminación física del Che.   Lo expuso como decisión, no para someterlo a discusión. Concluida la reunión se envió una instrucción cifrada a Vallegrande y  Ovando se dirigió hacia el aeropuerto,  donde en un avión TM‑14 partió hacia esa ciudad.    Con él viajaron el contralmirante Horacio Ugarteche, los coroneles Fernando Sattori y David La Fuente, el teniente coronel Herberto Olmos Rimbaut, los capitanes Oscar Pammo, Ángel Vargas y René Ocampo.  

    Alrededor de las 10 de la mañana, en el humilde caserío de La Higuera, el agente de la CIA Félix Rodríguez  recibió un mensaje cifrado, en cuyo texto estaba el código establecido para actuar contra la vida del Che. El  agente de la CIA, en compañía de Andrés Sélich, se dirigió a  donde se encontraba el Guerrillero Heroico. Estaba de guardia el joven Eduardo Huerta Lorenzetti, quien en la madrugada  arropó al Che con una manta, porque hacia mucho frío , le dio un cigarro  y conversó con él.

     El agente de la CIA le ordenó que se retirara del lugar y el joven oficial obedeció, pero observó cuando Félix Rodríguez  tratando de interrogarlo, lo zarandeó por los hombros para que hablara, le haló bruscamente por la barba y le gritó que lo iba a matar.     

     Huerta contó a sus amigos que como  tenía que proteger la vida del prisionero, trató de evitar los malos tratos del agente de la CIA. En el forcejeo este se cayó y desde el suelo le gritó enfurecido: “¡Me la pagarás bien pronto, boliviano de mierda, indio salvaje, estúpido!”.  Huerta intentó golpearlo pero Sélich se interpuso.  

      Unos minutos después, desde la zona de combate, trajeron el cadáver del  guerrillero boliviano Aniceto  Reynaga  y prisionero al peruano Juan Pablo Chang‑Navarro, el Chino. El agente de la CIA empleó la violencia para que el guerrillero hablara, lo que no consiguió. En la revista española Interviú, de 30 de septiembre de 1987, refieren cómo Rodríguez utilizó una bayoneta contra el guerrillero peruano.  

En conversación con Modesto Reynaga, hermano de Aniceto, efectuada  en la ciudad de La Paz el 9 de septiembre del actual año (2012) manifestó que por diversas informaciones  conoció que su hermano fue llevado herido a La Higuera y  allí fue asesinado. Indicó que en Buenos Aires pudo conversar con el General Juan José Torres y este le confirmó la información. 

     Aproximadamente a las 11 de la mañana el agente de la CIA transmitió la decisión final de eliminar al Che al general Joaquín Zenteno Anaya.   Poco después Ninfa Arteaga,  esposa del telegrafista de La Higuera Humberto Hidalgo y en cuya casa acampaban los oficiales bolivianos, junto con su hija, la maestra Élida Hidalgo, fueron hasta a la escuelita a llevarles una sopa de maní al Che y a los otros dos guerrilleros.

       Ella narró: "Los militares primero me negaron que entrara; pero yo cociné para todos, y les dije que para ellos y para los guerrilleros también era la comida. Pero a mí, como todo el mundo en La Higuera me hace caso, yo dije: este señor esta preso y tiene que comer y si no me dejan entrar para que el Che coma, no le voy a dar comida a nadie, porque la comida es mía y yo misma la cociné.

       "Yo hice una sopa de maní. Los militares  dijeron que yo entrara donde el Che. Dije que me dejaran sola con él para que pudiera comer tranquilo. Le solté las manos, las tenía amarradas. Él se interesó por saber si los demás guerrilleros habían comido también. Yo le dije que habían comido.

       "El Che me miró tan tierno, con mirada de agradecimiento que yo nunca podré olvidar como el Che me miró. Los militares  no miraban así.- Ninfa llora - Cuando yo tengo un problema grande, yo lo llamó a él, yo veo su mirada y el Che me responde..."    

     Zenteno Anaya le pidió a Félix Rodríguez,  que se ocupara de ejecutar la orden de la eliminación física del Che,  que si deseaba podía hacerlo. El agente de la CIA decidió, en compañía de Andrés Sélich, buscar entre los soldados cuáles querían ofrecerse. Aceptaron Mario Terán, Carlos Pérez Panoso y Bernardino Huanca, los tres entrenados por los asesores norteamericanos y que en la madrugada borrachos, quieran asesinarlo.    

      En entrevistas de prensa,  Mario Terán declaró que cuando entró al aula ayudó al Che a ponerse de pie; que estaba sentado en uno de los bancos rústicos de la escuela y aunque sabía que iba a morir, se mantenía sereno. Terán afirmó que él se sintió impresionado, no podía disparar porque sus manos le temblaban. Dijo que los ojos del Che le brillaban intensamente; que lo vio grande, muy grande y que venía hacia él; sintió miedo y se le nubló la vista, al mismo tiempo, escuchaba como le gritaban: “¡Dispara cojudo, dispara!”

     A Terán le volvieron a dar bebidas alcohólicas; pero aún así no podía disparar.   Los oficiales Carlos Pérez Panoso y Bernardino Huanca dispararon contra el guerrillero peruano Juan Pablo Chang‑Navarro y el boliviano Willy Cuba.    

     Nuevamente los oficiales bolivianos y el agente de la CIA compulsaron a Mario Terán para que disparara. A los periodistas les contó que cerró los ojos y disparó, después hicieron lo mismo  el resto de los presentes. Ya habían pasado unos 10 minutos aproximadamente de la una de la tarde del día 9 de octubre de 1967.  El agente de la CIA disparó también sobre el cuerpo del Che. Cometido el crimen Zenteno Anaya regresó a Vallegrande.    

       Los aldeanos aterrorizados por las acciones del ejército lentamente se acercaron temerosos, mostraban desconcierto ante el increíble hecho del que fueron testigos. Para los pobladores de La Higuera, un caserío pacífico, religioso y supersticioso, no era cristiano que se asesinaran a seres humanos y empezaron a murmurar con espanto que un castigo de Dios vendría a La Higuera por culpa de los militares.    

  Alrededor de las 14 horas del 9 de octubre de 1967, aterrizó el helicóptero en Vallegrande, del cual descendió Zenteno Anaya, lo estaban esperando los agentes de la CIA de origen cubano, Gustavo Villoldo Sampera, que se hacía llamar Eduardo González y Julio Gabriel García, y los bolivianos  Roberto Toto Quintanilla y Arnaldo Saucedo Parada. Zenteno se dirigió hacia donde se encontraba Ovando con el resto de la comitiva que había llegado de La Paz.   Los agentes de la CIA recogieron los documentos de los guerrilleros para efectuar un inventario.

      El helicóptero regresó a La Higuera para trasladar a los muertos, pero con órdenes expresas de que el Che fuera el último.

      En el humilde caserío de La Higuera, testigo del asesinato del Comandante Ernesto Che Guevara, del peruano Juan Pablo Chang Navarro y del boliviano Simeón Cuba,  y de resultar ciertas las confesiones del General  Juan José Torres también la de Aniceto Reynaga, narraron que los acontecimientos conmocionaron a los pobladores. Algunos  soldados,  arrastraron el cadáver antes de ponerlo en la camilla, para trasladarlo hasta el sitio en que lo recogería el  helicóptero llegado desde Vallegrande. 

     Los vecinos de La Higuera y algunos militares reaccionaron indignados cuando un soldado con un palo trató de golpear el cuerpo del Che, entonces cubrieron el cadáver con una frazada; el sacerdote Roger Shiller  rezó una oración y se dirigió a la escuelita, lavó la sangre y guardó los casquillos de balas con que lo asesinaron.  

      A las 4 de la tarde partió el helicóptero piloteado por el mayor Jaime Niño de Guzmán, transportaba, en una camilla de lona, el cuerpo del Guerrillero Heroico.  Media hora más tarde aterrizaba en Vallegrande.       A través de varios reportajes de los corresponsales de prensa, se conoce la repercusión que provocó en Vallegrande la llegada del cadáver.

      Daniel Rodríguez, corresponsal del periódico El Diario de la ciudad de La Paz, escribió que la noticia del arribo de los restos del Che Guevara conmovió a la población, que en número crecido se trasladó hasta la pista y luego al hospital. La multitud trató de arrebatar el cadáver, pero efectivos del ejército tuvieron que esforzarse para evitar el asalto. El pueblo se volcó a la pista y estaba decidido a no permitir el traslado del cuerpo para ninguna parte,  los militares desamarraron el cuerpo, sujeto a la plataforma externa del helicóptero y rápidamente lo introdujeron en una ambulancia que a toda velocidad lo condujo al hospital “Señor de Malta”.   

     Christopher Rooper, corresponsal de la agencia de noticias Reuter, desde Vallegrande trasmitió:  “El cadáver fue retirado del helicóptero e introducido en un furgón Chevrolet que, perseguido por ansiosos periodistas que se habían trepado al primer jeep que encontraron a mano, se dirigió hacia un pequeño local que hace las veces de morgue en esta localidad. Se hicieron esfuerzos por impedir que espectadores y periodistas penetraran al recinto. En la puja se destacó particularmente un individuo rollizo y calvo, de unos 30 años, quien, aunque no llevaba insignia militar alguna sobre su uniforme verde oliva, parecía haberse hecho cargo de la situación desde el momento que el helicóptero aterrizó. Esta persona viajó, asimismo, con el cadáver, en el furgón Chevrolet. Ninguno de los jefes militares reveló el nombre de dicha persona, pero versiones locales aducen que se trata de un exiliado cubano que trabaja para la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA)…”     

      El periodista inglés Richard Gott, del periódico The Guardian de Londres, en su información relató acerca de la presencia de la CIA en esa población, al manifestar que desde el momento en que el helicóptero aterrizó, la operación fue dejada en manos de un hombre en traje de campaña, quien ‑ y todos los puntos convergen ‑ era incuestionablemente uno de los representantes del servicio de inteligencia de Estados Unidos y, probablemente, un cubano. Y añadió:

        “El helicóptero aterrizó a propósito lejos de donde se había reunido un grupo de personas y el cuerpo del guerrillero muerto fue trasladado a un camión....”

    “Nosotros comandábamos un jeep para seguirlos y el chofer se las arregló para atravesar las verjas del hospital, donde el cadáver fue llevado a un cobertizo descolorido que servía de morgue.    

      “Las puertas del camión se abrieron de repente y el agente americano saltó, emitiendo un grito de guerra: '¡Vamos a llevárnolos para el demonio o para el carajo, lejos de aquí!'     

     “Uno de los corresponsales le preguntó de dónde venía él. '¡De ninguna parte!', fue la respuesta insolente.     

      “El cuerpo vestido de verde olivo con un jacket de zipper fue llevado al cobertizo. Era indudablemente el Che Guevara.     

    “Soy quizás una de las pocas gentes que lo ha visto vivo. Lo vi en Cuba en una recepción de la embajada en 1963, y no tengo duda de que era el cuerpo del Che Guevara.     

     “Tan pronto como el cuerpo llegó a la morgue, los médicos comenzaron a inyectarle profilácticos. El agente americano hacía esfuerzos desesperados para aguantar a las masas. Era un hombre muy nervioso y miraba iracundo cada vez que una cámara era dirigida hacia él. Él conocía que yo sabía lo que él era, y sabía también que yo creía que él no debía estar allí, ya que esa es una guerra en la cual los Estados Unidos no debían tomar parte. 

     “Sin embargo, estaba aquí este hombre, que ha estado con las tropas en Vallegrande, hablando con los oficiales de mayor graduación en términos familiares.”     

      El periodista Richard Gott afirmó que el comandante Ernesto Che Guevara irá a la historia como la figura más grande desde Bolívar, para luego añadir: “Él fue quizás la única persona que tratase de encaminar las fuerzas radicales en todo el mundo en una campaña concentrada contra Estados Unidos. Ahora está muerto pero es difícil imaginar que sus ideas mueran con él.”    

       El agente de la CIA Gustavo Villoldo   en compañía de Toto Quintanilla llevaron el cadáver hasta la lavandería del hospital “Señor de Malta”, al depositarlo en el piso, el agente demostrando su condición moral le dio una patada; después, cuando lo subieron al lavadero, le golpeó el rostro. Por su parte, Toto Quintanilla tomaba las huellas dactilares y ordenaba que fuera llamada una enfermera.

       Esa noche estaba de guardia Susana Osinaga, quien, con ayuda de Graciela Rodríguez, lavandera del hospital, procedió a lavar el cuerpo del Guerrillero Heroico.

      Los médicos José Martínez Caso y Moisés Abraham Baptista extendieron el certificado de defunción. Por disposición de los militares, le suprimieron la hora del fallecimiento. De igual manera obligaron a los médicos a realizar la autopsia y a inyectarle formol, para esperar el arribo de un equipo de peritos argentinos.    

        En el hotel Santa Teresita de Vallegrande, los agentes de la CIA y los militares bolivianos festejaron la muerte del Che. Félix Rodríguez  abrió una botella de whisky y brindó a los presentes.

     Mientras en el caserío de La Higuera, el sacerdote Roger Shiller convocó a los pobladores para oficiar una misa por el Che Guevara y sus compañeros asesinados. Todos asistieron llevando velas. El silencio fue absoluto y muy impresionante, nadie entendió por qué fueron asesinados. El sacerdote pronunció las siguientes palabras: “Este crimen nunca será perdonado. Los culpables serán castigados por Dios.”

Palabras claves , , , , , , ,
publicado por islanegra a las 15:16 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
12 de Julio, 2012 · General

Racismo y muerte en el Perú

  

Por Eduardo González Viaña

 

Según Clemente Palma, sólo los blancos merecen sobrevivir en el Perú porque son nerviosos, bellos e inteligentes. Por el contrario, “la indígena es una raza embrutecida por la decrepitud.  Es por su innata condición, inferior, y por los vicios de embriaguez y lujuria, un factor inútil. Los elementos inútiles deben desaparecer y desaparecen”

 

“Hay un medio para ayudar a la acción evolutiva de las razas: el medio empleado en Estados Unidos. Ese medio es la exterminación a cañonazos de esa raza inútil, de ese desecho de raza”.

 

Aunque escrita en 1897, esta tesis académica siempre ha tenido adeptos peruanos sobre todo entre individuos que no comparten los supuestamente excelsos rasgos blancos. El mismo Clemente Palma -descrito por su contemporáneo Alberto Hidalgo- era “ zambo, casi negro, paradas las orejas como las de un murciélago, los belfos gruesos, carnosos y volteados, la cara enjuta, los ojos, unos ojos de renacuajo y los bigotes crespos llevados a la Káiser…”

 

Como en el caso de Palma, el racismo en el Perú es una pasión ilusoria. No es practicado por blancos puros, que aquí no existen, sino por quienes aspiran a serlo, cholos, zambos, blancoides e indioides, todos los cuales se blanquean choleando. Su “blanco” preferido es el indio, el provinciano, ahora el “antiminero” supuestamente “opuesto a la modernidad y el progreso.”

 

El taxista que me trajo el aeropuerto –por ejemplo- se creyó obligado a informarme que "ya estamos a punto de ser un país del primer mundo… Solamente nos faltan unos centímetros, señor”.

 

Aunque sus rasgos eran aindiados, de inmediato se quejó de los indios:

 

-Lima está llena de “malls”. Esto ya podría ser el primer mundo. Pero ¿sabe quienes lo impiden?... Los indios, señor. Los provincianos. Los antimineros. Se oponen a que nos instalen la mina de oro más rica del mundo. Dicen que el agua va a ser contaminada y que sus hijos van a morir envenenados. ¡Y eso que nos importa señor! ¡Hay que pagar por el progreso, señor! ¡Usted que fuera!

 

En el camino, el chofer me ofreció algunos diarios de la semana pasada. A pesar de tener fechas distintas, todos hablaban de lo mismo y satanizaban con diversos apelativos a las autoridades de Cajamarca. Me pareció estar releyendo alguna de las campañas que el año pasado se lanzaban contra el entonces candidato Ollanta Humala.

 

Por fin, al llegar a casa, leí los resultados de una encuesta de opinión que muestra los efectos de esa campaña en Lima. A pesar del número de muertos ya ocasionado entre los campesinos de Cajamarca, un elevado porcentaje de gente demanda aplastar a la población que se opone al proyecto minero Conga.

 

Obviamente, los encuestados son personas como mi taxista. No han leído jamás un libro, y lo que saben sobre la actualidad lo han aprendido en las portadas que leen de relancina en los kioscos de periódicos. Los deportes, las fotos de traseros y las consignas bestiales contra la gente del campo les bastan para alimentar su espíritu.

 

Y eso es lo peligroso. Hemos vivido hace poco el espanto sin fin de una guerra étnica. A la violencia surgida en el campo se opuso una guerra de tierra arrasada, pueblos borrados del mapa, familias sospechosas por tan sólo el lugar de su nacimiento o sus centímetros de sangre indígena, cuarteles convertidos en cementerios y grupos impunes encargados de las muertes selectivas. Como el genocidio comenzó contra los

 indígenas de los Andes, los supuestos blancos de la capital no le dieron mucha importancia.

 

Decenas de miles de personas fueron empujadas a las prisiones luego de procesos que no duraban más de una hora y cuyos resultados no son demasiado creíbles. En competencia por ser el más perverso, el gobierno de Alan García suprimió de forma abusiva, los beneficios carcelarios de ese tipo de presos.

 

Embistiendo contra el Perú andino, la guerra étnica de Fujimori no sólo mató personas. Mató también el amor y el respeto por la vida. En las palabras de su capellán, convirtió los derechos humanos en una “cojudez”. Exterminó

 del espíritu juvenil las ideas de sacrificio y de filantropía. Hizo que los dueños de los bancos y de la prensa salieran del closet para mendigar las dádivas de Montesinos. Al resto del Perú lo convirtió en testigo pasivo de una sangrienta infamia.

 

No queremos oír otra vez las monsergas del hortelano panzón ni presenciar las atrocidades  del caco japonés. Al presidente Humala lo hemos elegido porque nos prometió el cambio, y no la repetición, y… todavía esperamos… Cambiar la historia será para él la única forma de pasar a la historia.

 

 

Palabras claves , , , , ,
publicado por islanegra a las 14:45 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
03 de Marzo, 2012 · General

Algo más sobre Hamlet Lima Quintana

Diez años ha que el mago de las manos largas y los movimientos cadenciosos nos hizo la broma de hacer desaparecer en su galera a si mismo.

Sabiamente había regulado su entrega de sapiencia durante fructuosas décadas.

Debo agregar al jugoso artículo de Jorge Aníbal Cela algunos hechos no muy conocidos que protagonizó el poeta.

Festejó uno de sus aniversarios de nacimiento en el Museo Ernesto Che Guevara de Buenos Aires, calle Nicasio Oroño 458, Capital, y allí nos trajo a sus amigos, Oscar Cardozo Ocampo que interpretó al piano sus propias composiciones, Omar Moreno Palacios el chascomucense, con sus tres calandrias (hijas) que cuando Abrieron sus bocas encantaron a los presentes.   Ya había presentado el poeta  Hamlet allí en ese gran salón del barrio de Caballito que le era familiar uno de sus libros de poemas.

Había respondido a mi curiosidad muy francamente cuando le pregunté porqué tenía que venir hasta nuestro amplísimo pero modesto salón en un barrio algo lejano, para presentar su magnífica obra, siendo él comunista y teniendo el local central del partido en la Avda. Entre Ríos.   Dijo “tuvimos diferencias y no me dan el local”.  Ahí agregué a mi aprendizaje personal sobre la actitud de la izquierda argentina un dato más por la experiencia de un grande. 

Habían hallado los huesos de Che Guevara y sus compañeros en Bolivia, y los enviaron a su Cuba (en la cuna de Ernesto la ciudad de Rosario de Santa Fé y en las demás provincias del país los argentinos habrán tenido un sueño incómodo).  El poeta Lima Quintana tomó lápiz y papel y plasmó poéticamente la realidad histórica de esos pequeños ataúdes que trasladaron la historia sudamericana hasta la isla caribeña de Cuba.

“Cantata del Regreso”  la tituló y así fue grabada y distribuída.   La voz de Hamlet diciendo Los textos, la voz de Jairo cantando los versos y la música de Oscar Cardozo Ocampo Esculpiendo para la eternidad el sentimiento mundial de respeto, ante el hallazgo del Tesoro, que durante treinta años supieron enterrar los que odian y destruyen.

Le ofrecí personalmente al poeta el ámbito tan familiar para él del Museo Che Guevara de Caballito para estrenarla a puertas cerradas, solo con sus amigos y por mística la maravillosa obra.

Franca pero inocentemente me explicó…. “Toto pasa que me van a dar el Cine Gran Rex para Estrenarla” . Pensé para mí  ¡ porqué creerá que le van a facilitar ese Cine ! pero el hombre Decidía. El tiempo lo vió estrenarla en Cuba, en la Plaza mayor de Santa Clara con todo el pueblo de esa ciudad como público reverente a las palabras de Hamlet, la voz de Jairo y el piano de Oscar Cardozo Ocampo. Los tres argentinos sobre el monumento grupo escultórico Ernesto Che Guevara que está sobre el Museo y Mausoleo que hoy conserva los restos de la Guerrilla pionera de los logros de Evo Morales.  El poeta, el cantor y el pianista fueron acompañados Por la Orquesta Sinfónica Cubana de Santa Clara.  En Buenos Aires nunca se pudo estrenar la Cantata, Hamlet enfermó y nos dijo … sigan solos ya les enseñé bastante.

Lo siguió en un accidente automovilístico Oscar Cardozo Ocampo.  Jairo algún día lo escribirá, tal vez en sus memorias.  Yo me adelanto por las dudas.  El tiempo vuela y he comprobado en los últimos veinte años, que la mayoría esquivan hablar de lo incómodo.  Del que no tiene museo en su ciudad natal, del que no tiene museo municipal en el puerto de Buenos Aires, aunque sea el ícono mundial de la ética, admirado y reverenciado en Cuba en la que está instalado por suerte para ellos como el inconsciente colectivo.

             Eladio González  toto   director   -   Museo Ernesto Che Guevara  de CABA-llito

Palabras claves , , , , , ,
publicado por islanegra a las 14:49 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
28 de Febrero, 2012 · General

Los compañeros

Por Eduardo González Viaña

 

El primer recuerdo de la vida política del Perú me llega hasta uno de los días amargos de la dictadura del general Manuel A. Odría.

En mi pueblo, Pacasmayo, no había servicio eléctrico sino durante la noche. Sin embargo, mi padre y un grupo de sus amigos instalaron una batería de carro en mi casa para poder escuchar por radio a un peruano de leyenda que les hablaba en esos momentos desde Bogotá.

 

Víctor Raúl Haya de la Torre había permanecido cuatro años asilado en la embajada de Colombia en Lima. El gobierno había cortado por meses el servicio de agua y desagüe de esa casa. En diversas oportunidades, se esperó el ataque final de las patrullas militares que cercaban esa sede diplomática.

 

En ocasiones, el líder del Apra había renunciado al generoso amparo que le ofrecía el país vecino, pero sus anfitriones lo obligaron a quedarse. Más importante que las relaciones con una dictadura era el apego de esa nación a la libre expresión de las ideas y, por otro lado, habían comprometido su apoyo a un perseguido, y los colombianos son fieles a su palabra.

 

Con el "Viejo" a punto de ser liquidado físicamente y con sus líderes, encarcelados o el exilio, era peligroso ser aprista. Millares de peruanos que alzaban el pañuelo blanco y proclamaban los principios izquierdistas de ese partido vieron llegar la cárcel, la pobreza, la persecución e incluso las ejecuciones sin juicio como única compensación por su entrega a una causa de libertad y justicia.

 

En mérito de una política que por desgracia se ha repetido en diversos gobiernos del Perú-uno, incluso, autodenominado aprista-la lucha por la justicia social era satanizada como apro-comunista, y quienes se comprometieran en ella eran llamados "terroristas", y no podían tener seguros ni su libertad ni su vida.

 

La defensa por parte de los gobiernos de las haciendas -criminalmente feudales- y el petróleo y los recursos mineros- entregados a la "sagrada" inversión extranjera- se apoyaba en una política de militarización del país y criminalización de los movimientos sociales.

 

Para recordar tan sólo un hito de la tragedia de este partido, el 24 de diciembre de 1931 a medianoche el ejército ingresó en el local aprista de Trujillo y ametralló sin piedad a las mujeres y los niños que celebraban con chocolate la Nochebuena.

 

En respuesta a ese y otros crímenes, el 7 de julio de 1932, armados tan sólo de machetes y de su bravura, los compañeros de esa ciudad se apoderaron del cuartel militar para comenzar una revolución que acabara con la tiranía de Sánchez Cerro e iniciara el tiempo del cambio y de la justicia.

 

Para aplastarlos, por aire, mar y tierra, las fuerzas armadas sitiaron a la ciudad insurrecta que opuso brava resistencia durante toda una semana. Al final, miles de trujillanos fueron fusilados frente a los paredones de Chan Chan.

 

Todo esto puede parecer historia pasada. Sin embargo, muchos apristas de hoy creen que la catástrofe actual del partido no es sólo electoral, sino ética. La vanguardia denuncia que la pasada administración fue aprista solo de nombre, pero que abandonó los principios revolucionarios del partido y terminó colocándose en una posición ideológica de extrema derecha, antagónica a la de sus fundadores.

 

Los "compañeros" fueron antaño la reserva moral del país. Eran la mayor parte de los peruanos y tenían razón para sentirse orgullosos. Además de la proverbial valentía del pueblo aprista, mucha de la gente más inteligente y generosa militaba en sus filas. Un filósofo que reveló la genialidad de Vallejo y que descubrió la razón de ser de nuestra América- Antenor Orrego había desechado toda posibilidad de éxito en cualquier universidad europea y, más bien, penaba una larga carcelería en la isla de El Frontón por razón de sus ideas.

 

El propio "compañero jefe" era un intelectual respetado en todo el mundo. Además, pudo haber llegado a ser presidente del país por un camino más corto del que su pasión justiciera le ofreció, pero escogió la senda más difícil.

 

"A Palacio llega cualquiera, porque el camino de Palacio se compra con oro o se conquista con fusiles.-dijo una vez- Pero la misión del aprismo era llegar a la conciencia del pueblo antes que llegar a Palacio."

 

En los años 50, el doctor Fernando Viaña, mi tío, contaba en su consultorio odontológico de Lima con una paciente muy especial. Era la señora Mabel Farro, paisana suya y "amiga íntima" del general Odría.

 

"He notado que le falta un teléfono, doctor... Si usted lo desea, la próxima semana puede tenerlo."

 

Mi tío sonrió ante lo que supuso tan sólo una fineza de la dama. En esa época, conseguir una línea tomaba dos o tres años. Sin embargo, la señora llegó a la próxima consulta con una enorme sonrisa:

 

"Ya se lo conseguí, doctor. He hablado con Alejandro (el director de gobierno) y me ha aconsejado que usted busque un aprista con teléfono... Usted lo denuncia y le entregamos un teléfono."

 

Mi tío sonrió, y por supuesto no aceptó. El también era aprista.

En el receptor de radio con batería de carro, mi padre y sus amigos escucharon a Víctor Raúl que llegaba a Bogotá luego de su largo y peligroso asilo.

 

"Es el jefe. ¡Qué bien está! ¡Qué bien habla!"-dijeron los compañeros. Yo solo escuchaba algunas palabras ininteligibles y perdidas entre los murmullos de la atmósfera. Ese día me enteré de lo que significaba guardar durante toda la vida una fe y una esperanza.

Palabras claves , , , , ,
publicado por islanegra a las 08:28 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
08 de Febrero, 2012 · General

BEFESA, Conga y la destrucción del paraíso

 

Por Eduardo González Viaña

Correo de Salem

 

 

Tenía yo cinco o seis años cuando me enteré la ubicación exacta del paraíso. Además me encantó saber que el mismo estaba en mi tierra.

 

Estaba en lo cierto.

 

El río Jequetepeque, que baña el valle en que nací, carece de agua. Sólo la tiene en el verano cuando el calor deshiela los glaciares andinos. Y sin embargo, el valle ha sido tradicionalmente el primer productor de arroz del Perú.Y eso, a pesar de que el arroz es una planta acuática que nace y crece sumergido en las lagunas artificiales que mi gente diseña cada verano. Ello, por cierto, evidencia que mi gente sabe vivir en el paraíso. o completar la obra de Dios.

 

En la bahía de Pacasmayo, mi vida se hizo una sola con la arena, los vientos, las gaviotas, las algas, los cangrejos, los ancocos, las olas prodigiosas, la voz secreta y el canto sublevante del mar.

 

Año tras año, he regresado a mi tierra, y siempre he comprobado que es el mismo paraíso que forjó mi infancia. De un momento a otro, sin embargo, todo eso va a ser destruido, envenenado, contaminado y maldito.

 

BEFESA , una transnacional ligada al consorcio español ABENGOA, está construyendo, de manera casi clandestina, una gigantesca planta de residuos tóxicos de alta peligrosidad cuyo funcionamiento puede ocasionar daños graves consecuencias para la vida, la salud, la naturaleza y el medio ambiente en nuestras poblaciones.

 

El Cerro Chilco es una colina que veneraron nuestros antepasados. Está situado en el extremo norte del valle y muy cerca del mar. Ahora va a ser la cloaca del norte. Allí, BEFESA excava "vasos" donde se acumularán los tóxicos llevados desde las explotaciones mineras de Cajamarca, La Libertad y Ancash.

 

Si se produce una filtración, aquélla alcanzará la playa que se encuentra a sólo dos kilómetros de distancia. La liberación de los gases venenosos produciría una nube letal y una lluvia ácida que cubrirían una extensa región de la costa peruana.

 

En los peces, aquello significaría tumores cancerígenos y enfermedades transmisibles al ser humano. Los males más conocidos son el cáncer cerebral, la supresión del sistema inmunitario, el daño irreversible del corazón, del sistema nervioso y del sistema respiratorio

 

BEFESA y ABENGOA tienen mala fama en el mundo. En la propia España, han ocasionado más de una decena de accidentees. Por su parte, los pobladores cercanos y los activistas del Greenpeace están intentando el cierre definitivo del vertedero de Nerva, en Andalucía. En México, el gobierno clausuró la planta de Zimapán, y las trasnacionales aún en ese caso pretenden ganar dinero. Han entablado un juicio multimillonario contra el estado.

 

En este momento, la Municipalidad Provincial de Pacasmayo ha dejado sin efecto las autorizaciones utilizadas por esa empresa por ser todas ilegales y obtenidas de manera sospechosa. Entidades estudiantiles, gremiales y religiosas se han plegado a la protesta.

 

Mientras escribo, miles de integrantes de la Marcha del Agua deben estar pasando por la provincia. Ellos exigen un verdadero estudio ambiental -no pagado por la parte interesada- antes de ejecutar el proyecto minero Conga. Si la administración peruana reitera que aquél va a realizarse "sí o sí", eso significa que no se piensa respetar estudio alguno.

 

En el supuesto de que Conga se ejecute y contamine las aguas, las del río Jequetepeque con sus inmensos sembríos serán las primeras en llevar a la costa la maldición y la muerte.

 

"Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual sostiene y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba."-canta Francisco de Asís en el Salmo de las criaturas. No creo que ni él ni la gente que lucha por la conservación del ambiente sean "polpotianos", ni merezcan como ha sugerido la doctora Hildebrandt, un baño de sangre. El paraíso tiene que seguir viviendo en nuestra tierra.

Palabras claves , , ,
publicado por islanegra a las 17:19 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
03 de Febrero, 2012 · General

Carta de desagravio a César Levano

 

Por Eduardo González Viaña


 

Clemente Palma podría haberse hecho famoso por ser hijo de don Ricardo. Ganó cierta nombradía por escribir algunos cuentos y fungir de crítico literario. Sin embargo, en 1917, redactó una crítica mordaz contra César Vallejo. Sólo, en ese caso acertó. Quiso liquidar al autor de Trilce. Cuando éste ganó la inmortalidad, una ración de la misma le tocó a Clemente, pero por estúpido.
 
Gabriel González Videla podría ser recordado en los libros de historia por traicionar a quienes lo eligieron y hacer el gobierno más reaccionario en la vida de Chile. Fue, además, el primer presidente del mundo en viajar al Antártida. Todo eso le dio una cierta notoriedad, pero no lo hizo eterno. Su gran acierto consistió en perseguir a Pablo Neruda. La fotografía del gran poeta a caballo en los Andes huyendo de los esbirros de Videla hará eterno al traidor. 
 
Del general Armando Artola se decía que no podía atarse un zapato y mascar un chicle al mismo tiempo y que pensaba que las circulares se envían en sobres redondos. Nada de eso ha persistido en nuestra memoria ingrata. Sin embargo, ¿quién no lo recuerda armando una pila en el colegio Leoncio Prado y quemando en ella miles de ejemplares de La ciudad y los perros?
 
El donnadie que quiso asesinar a  Chabuca Granda en México o el tipo que le dio cuatro balazos en la espalda a John Lennon, un tal Mark Chapman, son otros ejemplos de una interminable lista a la cual hoy ha querido sumarse al rector de San Marcos.
 
El doctor... ¿cómo se llama?...ha despedido de su puesto en el centro cultural de la Casona de la cuatricentenaria universidad a César Lévano alegando la edad del escritor, periodista y luchador social que algún día tendrá un monumento. ¿Querrá el doctor como se llama aparecer entonces a su diestra?
 
¿O lo hará el hombre que quedó en su reemplazo, y que debe su puesto a ser joven, mancebo, pollo, zagal, imberbe, tierno... o acaso efebo?
 
Mi carta es un homenaje y un desagravio a César Lévano, y a todos los que como él deben el honor y la eternidad a sus propios méritos.
Palabras claves , , , , ,
publicado por islanegra a las 14:30 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
20 de Enero, 2012 · General

Otto Raúl González

 

Guatemala – 1921- 2007

IV. Venta de la esperanza

 

País donde hay campesinos sin tierra

que para subsistir se vean precisados

a vender su esperanza

país con niños desnutridos

país con desempleo y telarañas

salarios de hambre y atole con el dedo

país de corrupción y bandidaje

de fraudes maquinados y aquí devuelvo todo

país en donde se persiguen las ideas

como persiguen a las zorras los ingleses

país en donde se tortura a los patriotas

país en donde la libertad tenga cadenas

es un país que tiene la luna mutilada.

                                                                                                       del libro Luna Mutilada, editado por Editorial Praxis, México, D.F., 1991

 

Palabras claves , , , ,
publicado por islanegra a las 09:57 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Al margen
Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila,
es publicación de poesía y literaturas.
Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía.
Sobre mí
FOTO

Gabriel Impaglione

poeta argentino residente en Italia
director
revista internacional de poesía Isla Negra
fundada el 1 de abril de 2004

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Buscador
Blog   Web
Nube de tags  [?]
Más leídos
» Bolívar, el Libertador... su rostro
» Eugenia Cabral: sus respuestas y poemas
» Francisco Alberto Chiroleu: sus respuestas y poemas
» Gerardo Lewin: sus respuestas y poemas
» Homenaje al poeta Dardo Dorronzoro
» La poesía del encuentro
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
» Marcela Predieri: sus respuestas y poemas
» Roberto Sosa
» V Semana de las letras y la Lectura
Se comenta...
» Acerca de Poesía reunida (1966-2013) de Rosina Valcárcel
1 Comentario: Rosina Valcárcel
» Manuel Ruano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Mónica Angelino, Gonzalo Iruzún, Lina Caffarello
» Susana Szwarc: sus respuestas y poemas
2 Comentarios: Manuel Schneer ...
» Eduardo Romano: sus respuestas y poemas
3 Comentarios: Eva Luisa Milano Fajardo, Rolando Revagliatti, gabriel
» Dios Mercado Y Merkozi, su bifronte vocero
1 Comentario: pepe
Tópicos
» General (513)
Secciones
» Inicio
Enlaces
» revista isla negra / poesía
» Revista Koyawe
» argenpress
» Festival de Poesia de Medellin
» artistasalfaix
» FIP Palabra en el mundo
» Rebelion
» La Insignia
» Proyecto Cultural Sur
» Poesia y Politica
» Mesa de Poesia
» Esquina Paradise
» Poetas Siglo Veintiuno
» La Maquina de Escribir
» Mis Poetas Contemporaneos
» Le chasseur abstrait
» Todo Tango
» Agencia Rodolfo Walsh
» Revista Topia
» La Jiribilla
» Centro Pablo
» Victor Casaus
» Triunfo Arciniegas
» Contrapunto
» Festival de Poesia de La Habana
» Sociedad Escritores y Escritoras de Argentina
» Neruda Vive
» Alejandro Schmidt
» Poemania / Inventario
» Silvio Rodriguez
» Miguel Angel Olivera
» El Polvorin
» Casa Nacional de las Letras Andrés Bello
» José Luis Farinas - Juana Abas
» Manlio Argueta
» Paolo Fresu
» Il Dialogo
» Luis Britto Garcia
» Caza de Poesia
» Revista Con-fabulacion
» Amparo Osorio
» Gonzalo Marquez Cristo
» Palabra Virtual
» Casa de Poesia de Uruguay
» Revista La Otra
» Revista Triplov
» Fernando Aguiar
» Revista Aromito
» Red de Escritores en Español
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad